domingo, 11 de marzo de 2007

Otra belleza de la naturaleza...

Noticias paralelas sobre cambio climático y oceanografia...

Nuestro planeta se encuentra en estado terminal:
Científico, haciendo una analogía, James Lovelock advirtió que la Tierra está enferma del corazón o riñón
EFE El Universal marzo de 2007


James Lovelock, padre de la Teoría de Gaia, atribuyó hoy al cambio climático "el estado terminal" en que se encuentra la Tierra y aseguró que combatir este fenómeno con energías renovables es como tratar a un enfermo grave con "medicinas alternativas".


En una entrevista con Efe antes de presentar "La venganza de la Tierra", el creador de la Teoría de Gaia confesó que en su libro no se dice nada que no se haya publicado en el último informe del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), pero lo traduce para la gente de la calle y "habla de sus posibles consecuencias para la humanidad".

A principios de la década de los años setenta, el científico postuló la Teoría Gaia, que sostiene que la Tierra se comporta como si fuera un gran organismo vivo capaz de autorregularse y reaccionar ante los cambios que le afectan.

Haciendo una analogía con la salud del ser humano, Lovelock advirtió de que nuestro planeta se encuentra en un "estado terminal" , similar al que sufriría una persona afectada por una enfermedad de corazón o de riñón.
Aludiendo al cambio climático, el bioquímico dijo que hacia 2040 lo habitual será sufrir veranos como el que asoló Europa hace cuatro años dejando cerca de 15 mil muertos en Francia.
Aunque el calor "podría combatirse con aires acondicionados" , puesto que sería similar al de Bagdad, una subida tan drástica de las temperaturas impediría la supervivencia de los cultivos en el sur de Europa y provocaría migraciones hacia los países más fríos.


Por tanto, Lovelock opina que los gobiernos deberían centrar sus esfuerzos en adaptarse a este cambio, para construir viviendas adecuadas, hospitales o infraestructuras para los desplazados, "en vez de perder el tiempo luchando contra el cambio climático con las energías renovables".
"No es que quiera echar piedras sobre Kioto, pero la situación es más urgente que cuando se planificó hace diez años", puntualizó.


Defensor de la energía nuclear, el investigador aseguró que combatir el cambio climático con energías renovables es como "intentar salvar a un enfermo terminal con medicinas alternativas".
El padre de la Teoría Gaia dijo que la energía nuclear es "la única fuente de energía bien conocida a escala planetaria y sin apenas efectos negativos".


"Mientras que 40 años de residuos de una central nuclear pueden almacenarse en un pequeño edificio, el CO2 emitido anualmente por la quema de combustibles fósiles formaría en estado sólido una montaña de mil 600 metros de altura y 20 kilómetros de área", añadió.
A pesar de sus predicciones, Lovelock no se considera una persona pesimista, dijo que la humanidad ha sobrevivido a siete cambios climáticos similares al actual durante su millón de años de existencia e "incluso hay quien piensa que estos han servido para mejorar".


El científico británico de 87 años repasa en su último libro, "La venganza de la Tierra" (Planeta), la Teoría de Gaia y la relaciona con los posibles efectos del calentamiento global, que considera inevitables, proponiendo soluciones para la supervivencia de la humanidad.


Una expedición explorará la corteza de la Tierra en el fondo del Atlántico
ANALIZARÁN UN GRAN AGUJERO A 5.000 M. DE PROFUNDIDAD (CET)
LEWIS SMITH, THE TIMES EL MUNDO.

9 Marzo 07

Anteayer comenzó una expedición que pretende revelar los secretos de un inmenso y misterioso agujero existente en el fondo del océano Atlántico. En un viaje inspirado por la visión que presentó Julio Verne en 'Viaje al centro de la Tierra' y '20.000 leguas de viaje submarino', una embarcación de investigadores británicos valorada en 40 millones de libras (casi 59 millones de euros) partirá en su viaje inaugural para abrir lo que los científicos llaman "una ventana hacia el interior de la Tierra".

El RRS 'James Cook' pasará seis semanas navegando por los arrecifes del Atlántico para tomar medidas del extraordinario agujero del fondo del océano que tiene perplejos a todos los expertos. Los científicos intentan averiguar por qué cientos de kilómetros cuadrados de la corteza de la Tierra han desaparecido, dejando al descubierto el manto, el interior del planeta, lo que se encuentra bajo tierra.

El agujero en la corteza cubre un área tan enorme como una cordillera montañosa, y se halla oculto bajo las olas. Lo que asombra a los científicos es que este boquete desafía las teorías convencionales de las placas tectónicas. La corteza debería tener seis kilómetros y medio de grosor, pero en su lugar se encuentra esta capa del manto de la Tierra en el fondo del océano.
Se habría esperado encontrar el agujero lleno de material volcánico, dado que se formó a causa de la separación de las placas tectónicas, que aumenta a un índice de dos centímetros al año, pero lo que en realidad han hallado ha sido el manto.


Robot submarino

Chris MacLeod, de la Escuela de la Tierra, el Océano y las Ciencias Planetarias de la Universidad de Cardiff, es uno de los científicos al mando en la expedición, que tomará medidas precisas realizadas mediante sónar del fondo del océano. Los investigadores, que partieron de Tenerife, enviarán un robot submarino a los pies de esta cordillera submarina, a 5.000 metros por debajo de la superficie, para taladrar el manto y extraer muestras del mismo.

Mediante el uso de las cámaras del barco, los investigadores esperan poder ver el inmenso agujero. Las montañas se elevan a 4.000 metros por encima del fondo marino, 1.000 metros por debajo de las olas, y las muestras principales se extraerán de distintas profundidades. El doctor Mac Leod cree que la expedición revelará la extensión del agujero en la corteza a lo largo del fondo oceánico, así como a qué se debe su formación.

Según el propio investigador, "no encaja en el modelo generalmente aceptado de placas tectónicas. Esperamos obtener una visión directa de los procesos que tienen lugar en la Tierra. Constituye parte esencial de la comprensión básica del funcionamiento de la Tierra". La formación de la corteza fue un "mecanismo fundamental de la Tierra, y afecta a la química del océano, añadió. También explicó que se barajan dos teorías principales sobre por qué se formó el agujero, y se sospecha que la respuesta sea una combinación de las dos.

Por una parte, el agujero podría haberse formado cuando las placas tectónicas se separaron, pero en lugar de que el manto se elevara hacia el exterior en forma derretida o magma, pudo elevarse como un bloque sólido. La segunda teoría es que la corteza se rasgara hacia los lados, creando un agujero sobre el manto.

El navío en el que habitará el equipo de nueve investigadores y tres investigadoras se construyó para sustituir al ya envejecido 'RRS Darwin'. Está financiado por el Consejo de Investigación de los Entornos Naturales y por el Fondo de Instalaciones Científicas a Gran Escala del ministerio británico de Comercio e Industria.

En el barco se han instalado equipos e instalaciones multidisciplinares que permitirán a los investigadores trabajar en cualquier parte de los océanos del mundo. Para el doctor MacLeod, el uso de este navío constituye una oportunidad única para dar respuesta a los grandes misterios del mundo, y confía en que resultará de un valor incalculable: "Se trata del primer viaje científico de esta embarcación, posiblemente el barco de investigación más avanzada del mundo".

Debemos tomar conciencia de que el cambio climático ya está entre nosotros...

Calentamiento Global y Efecto Invernadero:
Vista de Colliguay - Quilpue - 5a. Región - Chile

CAMBIO CLIMATICO AL SUR DEL MUNDO...

EL CAMBIO CLIMÁTICO EN EL PASAJE DE DRAKE
Por Marcela Valente (IPS)

Conocido como lugar de temibles tempestades y naufragios, el Pasaje de Drake, el tramo de mar que separa América del Sur de la Antártida, será objeto de un estudio multidisciplinario de científicos de nueve países que procurarán constatar el impacto del cambio climático en su ecosistema.

"Sabemos lo que ocurre en verano, pero no en invierno porque es una zona donde es difícil llegar, pero lo vamos a hacer", dijo a IPS el geólogo Sergio Marenssi, director del Instituto Antártico Argentino (IAA) y coordinador científico de este proyecto internacional de investigación conocido como Drake Ecoseas.

El programa, que se desarrollará a lo largo de los próximos dos años, forma parte del Año Polar Internacional, campaña mundial de investigaciones y observaciones en los polos organizada por el Consejo Internacional de Ciencia y la Organización Meteorológica Mundial, iniciada oficialmente el 1 de marzo y que se extenderá hasta 2009. La campaña involucra a decenas de miles de científicos de 60 países que llevarán adelante estudios para conocer en mayor profundidad estas zonas del planeta sensibles al recalentamiento global, así como la interacción de los polos con el resto de la Tierra y el impacto del agujero de ozono en las especies marinas. Drake Ecoseas es uno de los proyectos.

El IAA, que aportará expertos al programa, convocó además a estudiosos del Instituto Nacional de Investigación y Desarrollo Pesquero, del Centro Austral de Investigaciones Científicas, el Centro Nacional Patagónico, el Servicio de Hidrografía Naval, y de universidades públicas. Pero también se trabajará en cooperación con oceanógrafos, biólogos y otros científicos de Alemania, Australia, Brasil, Chile, Estados Unidos, México, Sudáfrica y Uruguay. "Hay mucho interés de los países en esta zona porque se trata de un área con una muy alta diversidad y muy rica en recursos pesqueros", remarcó.

El Pasaje de Drake es un área de unos 1.000 kilómetros de ancho y más vasta aún de largo, y abarca a una isla que inspiró al novelista francés Julio Verne a escribir "El faro del Fin del Mundo". La zona tiene una profundidad que en pocos kilómetros pasa de 300 a 1.000 metros, y esa característica la convierte en escenario de fuertes tempestades, con vientos huracanados y olas gigantes. En el pasaje ocurrieron decenas de naufragios. Pero también es un ecosistema muy rico.

Allí se acelera la corriente circumpolar antártica, considerada un regulador del clima global, creando un entorno con especies muy variadas, capaces de adaptarse al frío extremo y aun ambiente que sufre constantes cambios debido al derretimiento de los glaciares. "Es un proyecto muy ambicioso", reconoció Marenssi. La idea es ir en invierno porque es allí donde se registran "agujeros" en la información sobre especies, cadenas alimentarias, impacto del cambio climático o de la sobreexplotación pesquera, explicó. Para ello usarán el rompehielos de la Armada argentina "Almirante Irizar". Saber en qué medida el aumento de la temperatura del agua provoca una merma en especies que son básicas en la cadena alimentaria de otros animales -algunos objeto de la pesca comercial- será uno de los objetivos del múltiple estudio en dos años de viajes en el rompehielos y trabajos de laboratorio.

El proyecto está relacionado con otro "de rango superior", según el geólogo, que es el Censo de la Vida Marina Antártica, ya iniciado, con científicos de más de una docena de países. También va a alimentar programas como el del comité de la Convención para la Conservación de Recursos Vivos Marinos Antárticos. Pero además de este mega proyecto, hay más de 30 en los que están involucrados científicos de Argentina.

Uno es sobre los "permafrost" --suelos permanentemente congelados-- y el cambio climático, que permitirá comparar el impacto del aumento de la temperatura planetaria en la Antártida y en zonas heladas de Canadá y Rusia. Asimismo, se colocarán en el continente blanco monitores para el seguimiento de glaciares que se desplazan, un mayor número de sismógrafos "para tener una radiografía de la tierra" bajo el hielo, y gravímetros para conocer con detalle la forma del planeta en esa región y las imperceptibles mareas terrestres.

Se analizará de qué forma el debilitamiento de la capa de ozono en la estratosfera impacta en el plancton que anida en aguas superficiales por el paso de rayos ultravioletas, y de qué manera esta vasta biomasa de microorganismos son sumideros naturales de carbono que contribuyen a frenar el calentamiento del planeta. "Estamos hablando de un continente de 10 millones de kilómetros cuadrados –en verano- del que sabemos muy poco", subraya entusiasta Marenssi, en vísperas de este acontecimiento que finalizará el 1 de marzo de 2009 pero que sin duda arrojará conocimientos para muchos años más.


ANTÁRTIDA: VIDA RECIÉN DESCUBIERTA A PUNTO DE MORIR
Por Stephen Leahy (IPS)

El colapso de las barreras de hielo de la Antártida a causa del cambio climático permite a la ciencia dar un vistazo sobre formas de vida submarina ocultas durante más de 5.000 años. Pero hoy la lucha por la supervivencia tiene allí dimensiones épicas.

Una expedición internacional de 10 semanas para escudriñar los secretos de esta región se anticipó al gran esfuerzo científico que supondrá el Año Polar Internacional, que comenzó este lunes. El macizo de hielo de un kilómetro de espesor que cubre el continente austral incluye extensas áreas que se encuentran directamente sobre el mar. Debajo de esa cubierta, en las oscuras y frías profundidades, sobreviven extrañas formas de vida de las cuales los científicos tenían noticia sólo indirecta, a través de perforaciones en el hielo.

"Hay todo tipo de seres que nadie ha visto antes", dijo el científico jefe del Censo de Vida Marina, Ron O'Dor, cuya organización ha realizado otras 12 expediciones en la Antártida. El recalentamiento del planeta causó el colapso de las barreras de hielo Larsen A, hace 12 años, y B, hace cinco, lo que dejó expuesta una porción del lecho marino antártico de 10.000 kilómetros cuadrados, por primera vez en entre cinco y doce milenios. Más de 50 científicos de 14 países pasaron 10 semanas, concluidas el 30 de enero, a bordo del rompehielos Polarstern, del Instituto Alfred Wegener de Alemania, investigando lo que podría ser la región más virgen del planeta Tierra.

"El colapso de las barreras Larsen pueden decirnos mucho sobre el impacto del cambio climático en la biodiversidad marina y el funcionamiento de los ecosistemas", dijo Julian Gutt, del Instituto Alfred Wegener de Investigación Polar y Marina y jefe científico de la expedición del Polarstern. "Estuvimos en condiciones irrepetibles de realizar un muestreo en un ecosistema marino considerado entre los menos perturbados del planeta por la acción humana", afirmó Gutt.

El cambio climático tiene un considerable impacto en las regiones polares, tanto en el mar Ártico como en la Antártida. Ése es el tema central del Año Polar Internacional, un esfuerzo de 50.000 científicos de más de 60 países que tendrá un costo de 1.700 millones de dólares en los dos próximos años. Lo que sucede en las regiones polares tiene repercusiones en todo el planeta, y en ellas el cambio climático se manifiesta con más rapidez que en ninguna otra parte. "El pasaje de nieve y hielo a agua es el punto de quiebre del sistema terráqueo", dijo Chris Rapley, director de la Investigación Antártica Británica en una videoconferencia desde la expedición.

"En los próximos dos años, procuraré avanzar en asuntos clave, como la respuesta de las barreras de hielo al cambio climático y la contestación a las preguntas del cuatrillón sobre el aumento del nivel del mar:

¿cuán rápido, cuánto?", agregó.

Las colapsadas barreras de hielo de Larsen se encuentran en la península Antártica, territorio cuyo recalentamiento en los últimos 50 años fue cuatro veces más rápido que el del resto del planeta. Científicos de la expedición del Polarstern utilizaron vehículos submarinos operados a control remoto para extraer muestras y estimar la respuesta de la vida marina a los cambios. "Encontramos una sorprendente mezcla de criaturas de aguas profundas y otras colonizadoras", dijo a IPS el biólogo Gauthier Chapelle, de la Fundación Polar Internacional con sede en Bruselas.

Entre las especies de aguas profundas figuran los nenúfares y sus parientes, los pepinos marinos y erizos de mar, encontrados en el llano y flamantemente expuesto fondo del mar. Tales especies se adaptaron a vivir allí, sin luz y con escaso alimento. Pocos seres pueden sobrevivir en esas condiciones. Los científicos estiman que la cantidad de animales allí presentes sea cien veces menor a la de las áreas del mar de Weddell.

Pero especies colonizadoras comienzan a trasladarse al lugar, como pulpos y ascidias gelatinosas. "La diversidad y abundancia de celápodos (especies de pulpo) es destacable", dijo a IPS Elaina Jorgensen, ictióloga de la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos, organismo estatal con sede en la noroccidental ciudad de Seattle. "Los vídeos muestran que están cavando en el fondo del mar en lugar de vivir sobre las rocas, como suelen hacer", agregó. Además, la expedición identificó 15 nuevas especies de criaturas similares al camarón, que aún requieren análisis más detallados.

También hallaron allí grandes cantidades de krill, crustáceos de entre tres y cinco centímetros de longitud que constituyen la base de la cadena alimentaria de los océanos australes. Los bancos de krill atrajeron al área a cardúmenes de peces y ballenas. "Fueron avistadas cuatro ballenas picudas de Arnoux, y eso es una gran noticia porque son muy raras", dijo Jorgenson. Esta especie tiene 10 metros de longitud y sólo se encuentran en los océanos del Sur. Otra especie que se trasladó al área es las ballenas Minke, más numerosas y pequeñas.

Pero esta revitalización biológica de los mares antárticos podría ser temporaria. Los hielos submarinos son el hábitat natural del plancton, organismos microscópicos flotantes animales y vegetales que constituyen el principal alimento del krill, el cual, a su vez, nutre a buena parte de los peces y mamíferos marinos del área. Una ballena azul adulta, por ejemplo, come cada día cuatro millones de krill. Y una reducción de la población de plancton causaría una caída de los bancos de krill, lo que causaría un gran impacto en los ecosistemas de la región.

"Resulta muy difícil pronosticar el futuro de los eslabones superiores de la cadena alimentaria, como los animales que viven en el fondo del mar o los peces", sostuvo Gutt. De todos modos, es evidente que "ocurrirá un gran cambio en la biodiversidad de Larsen, y el ecosistema, único, debajo de las barreras de hielo desaparecerá", concluyó. El drama submarino que ya se constata debajo de las desaparecidas barreras es una competencia entre especies naturales de la región, que afrontan difíciles condiciones de supervivencia, y otras que se trasladan allí, ahora que el sol alcanza niveles más bajos del agua, lo que permite el crecimiento del fitoplancton (plancton vegetal).


Al Gore dice civilización nunca ha estado tan amenazada pero se puede salvar.
Madrid


- El ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore aseguró hoy que la civilización "nunca" se ha visto tan amenazada como ahora, si bien consideró que "tenemos todo lo que necesitamos para salvarla", excepto voluntad política, aunque dijo que éste es "un recurso renovable".

Al Gore, que ha volcado sus esfuerzos durante los últimos años en la lucha contra el cambio climático, hizo estas consideraciones durante la conferencia "El mayor problema actual de la humanidad: el calentamiento global y la acción para frenarlo" con la que abrió el primer Encuentro sobre Energía, Municipio y calentamiento global, que se celebra hoy y mañana.

El político norteamericano, que acompañó su exposición de un vídeo ilustrativo y de numerosas instantáneas que dejan constancia de los efectos del calentamiento, insistió en que hay tiempo todavía "y tenemos muchas armas" para tratar de resolver el problema, a la vez que abogó por un endurecimiento del Protocolo de Kioto de lucha contra el cambio climático.Recordó que su país no lo ha firmado, pero observó que algunos Estados como Pensilvania y California están adoptando medidas y que 369 ciudades estadounidenses lo apoyan de forma independiente.

Acusó a Estados Unidos de tener los índices más altos de emisiones de dióxido de carbono (CO2) y opinó que países emergentes como China no se comportarán responsablemente mientras no lo hagan los Estados más desarrollados.Insistió en que "tenemos capacidad para pensar a largo plazo y hacer cosas" y consideró que la lucha contra el calentamiento global "no es un tema político, sino moral", a la vez que subrayó que se trata también de "un desafío generacional, y la nuestra es a la que llama la historia para que se comporte de forma responsable".

El que fuera vicepresidente con Bill Clinton destacó los tres errores más comunes que a su juicio existen sobre el cambio climático: pensar que el debate está terminado, que se debe elegir entre economía y medioambiente y que si se acepta la realidad de este desafío, quizá sea demasiado tarde para actuar.Al Gore alertó de la proliferación de grupos de presión que cuestionan el cambio climático, y recordó que igual ocurrió en los años 50 y 60, cuando determinadas organizaciones planteaban dudas sobre los efectos dañinos del tabaco.

Explicó que el sistema climático mundial "es no lineal", por lo que los cambios pueden no ser graduales sino repentinos, y puso como ejemplo que un aumento de un grado de la temperatura media de la tierra sería muy superior en el Polo Norte.Como efectos del cambio climático, Al Gore citó la proliferación cada vez mayor de huracanes, el incremento de las inundaciones debido a que las precipitaciones son cada vez mas intensas y repentinas, mayor evaporación de los océanos, la acumulación de agua dulce o el cambio de las estaciones.

Apuntó que, además, existen numerosos estudios científicos que vinculan los índices más altos de extinción de especies con el calentamiento global, así como que la relación global entre humanos y microbios se ve afectada por el clima.En su intervención, se refirió a las masas de hielo de la Antártida, la más grande del planeta, que aunque sigue aumentando en tamaño la masa de los bordes está descendiendo, y de Groenlandia, afectada por los llamados 'terremotos de hielo', y subrayó que si la mitad de ambas se fundieran habría que cambiar los mapas del mundo.

Gore acompañó su intervención de numerosos vídeos y fotografías que evidencian el cambio climático, contrastó instantáneas antiguas y actuales del Kilimanjaro, de la Patagonia, de los Alpes, de Siberia, o del Himalaya, y advirtió en que esta última cordillera nacen siete grandes ríos que suministran agua potable al 40 por ciento de la población mundial.El ex vicepresidente estadounidense reconoció que en la historia ha habido dos procesos de calentamiento similares, pero aseguró que el que se está produciendo en la actualidad "no es natural".Al Gore regresará a España el próximo mes de junio para participar en una jornada durante la cual el Gobierno presentará la Estrategia Nacional de Lucha contra el Cambio Climático y el Plan de Medidas Urgentes. Febrero, 2007

CONCIERTO MUNDIAL PARA SALVAR A NUESTRO PLANETA..

Concierto global por el cambio climático reunirá a más de cien artistas

El "Live Earth" se realizará simultáneamente en siete ciudades de los cinco continentes el próximo 7 de julio.
Duran Duran, Red Hot Chili Peppers, The Black Eyed Peas, Bon Jovi y Lenny Kravitz son algunos de los artistas confirmados para el evento internacional.

Al Gore encabeza la lucha contra el calentamiento global.

Ecologistas, liderados por el ex vicepresidente de Estados Unidos Al Gore, anunciaron el jueves la realización de conciertos en los cinco continentes en julio para impulsar acciones que acaben con el calentamiento global.

Los conciertos "Live Earth" serán el 7 de julio y reunirán a más de 100 destacados cantantes del mundo, dijeron los organizadores, entre los que figuran Sheryl Crow, Red Hot Chili Peppers, Foo Fighters, Lenny Kravitz, The Black Eyed Peas, Bon Jovi, Kelly Clarkson, Duran Duran, Korn, Faith Hill, Tim McGraw y el rapero Snoop Dog.

Los espectáculos musicales se realizarán en Shangai, Sidney, Johannesburgo, Londres y ciudades todavía a elegir en Brasil, Japón y Estados Unidos. También se hará un concierto en la Antártida.

Los organizadores y la nueva campaña Save Our Selves (SOS) esperan alcanzar una audiencia mundial de 2.000 millones de personas a través de la asistencia a los conciertos, y las emisiones por radio, televisión e Internet.

"Con el propósito de resolver la crisis climática, tenemos que llegar a millones de personas. Estamos lanzando SOS y Live Earth para empezar un proceso de comunicación que movilizará a la gente alrededor del mundo para tomar acciones", dijo Gore en un comunicado.

"La crisis climática sólo será detenida por un movimiento global sin precedentes y continuo. Esperamos echar a andar estemovimiento aquí, ahora, y llevarlo a un nuevo nivel el 7 de julio del 2007", agregó.

Gore se ha convertido en uno de los activistas más visibles sobre el calentamiento global.
Su documental "Una verdad incómoda" fue nominado para el Oscar.

Los conciertos Live Earth siguen el modelo de los espectáculos Live Aid, en 1985, y Live8, en 2005, organizados por la estrella de rock irlandesa Bob Geldof.
Live Aid recaudó dinero para ayudar a combatir el hambre en Africa y Live8 buscó presionar a los líderes mundiales para cancelar las deudas de las naciones más pobres.

Kevin Wall, productor ejecutivo de Live8, dijo que se le ocurrió la idea para Live Earth tras ver el documental de Gore el año pasado.
Wall dijo que cada concierto tendrá una duración de entre cuatro y ocho horas y algunos se realizarán simultáneamente.
También se incluirán talentos locales para llegar a las audiencias regionales.

La banda mexicana Maná interrumpirá su gira por España para tocar en el Live Earth de Europa o Brasil. "Queremos ser una gran parte de esto", dijo Alex González, integrante del grupo latinoamericano.
Fecha edición: 02/2007

Mi bello planeta...




PREMIO PARA QUIEN ENCUENTRE UNA SOLUCION...

CAMBIO CLIMÁTICO
Premio Millonario.

Richard Branson ofrece un premio millonario a quien diseñe un proyecto para salvar el planeta.El propietario de Virgin, el empresario británico Richard Branson, ofreció hoy un premio de 25 millones de dólares a quien idee una fórmula para eliminar los gases de efecto invernadero de la atmósfera.

Escoltado por el ex vicepresidente de EEUU, Al Gore y otros destacados defensores del medio ambiente, Branson alentó a los "cerebros más brillantes del mundo" a "idear una forma de eliminar al menos el equivalente a 1.000 millones de toneladas de carbono por año, y con un poco de suerte muchas más"."

Tendréis la satisfacción de salvar miles de especies... y posiblemente a la misma humanidad", añadió el propietario de Virgin en una rueda de prensa celebrada en Londres.

El Virgin Earth Challenge, que así se llama el galardón, se concederá a la persona o grupo que logre un diseño comercialmente viable que dé como resultado la eliminación de cantidades significativas de gases de efecto invernadero de la atmósfera para lograr la estabilidad del clima en la Tierra.El ganador tendrá que ser capaz de demostrar además que su diseño no Tiene contraindicaciones y que sus efectos benéficos serán de larga duración.

Los promotores del premio destacan el momento elegido para presentarlo: una semana después de que el Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtiese, en París, de que el calentamiento de la Tierra es irreversible debido a las emisiones de CO2 y otros gases de efecto invernadero de la era industrial.
"A menos que podamos diseñar una forma de eliminar las emisiones de CO2 de la atmósfera terrestre, se perderán la mitad de las especies de la Tierra, incluido el oso polar, y los arrecifes de corales; cien millones de personas serán desplazadas debido a los niveles crecientes del mar, las tierras de cultivo se convertirán endesiertos", alertó Branson.

El ex vicepresidente demócrata estadounidense, propuesto este mes para el Premio Príncipe de Asturias de Cooperación Internacional 2007, destacó que los hombres no están acostumbrados a pensar en "una emergencia planetaria"."No hay nada en nuestra historia previa como especie que nos prepare Para imaginar que nosotros, como seres humanos, podríamos estar en vías de destruir la habitabilidad del planeta para nosotros mismos", dijo Al Gore, que opta al Óscar al mejor documental por su película "Una verdad incómoda" sobre los riesgos del calentamiento del planeta.

El propietario de Virgin destacó que el Virgin Earth Challenge es el Mayor premio ofrecido hasta la fecha y lo comparó con el concurso convocado en 1714 por el Gobierno británico para hallar un método eficaz para determinar la longitud para los navegantes."Sesenta años después, John Harrison recibió el premio de manos del Rey Jorge III por haber diseñado un cronómetro (reloj marítimo) certero y duradero que permitió salvar miles de vidas en el mar", indicó."

La Tierra no puede esperar sesenta años. Necesitamos que todos los Capaces de hallar una respuesta empiecen a pensar ahora", añadió."Quiero un futuro para mis hijos y los hijos de mis hijos. El reloj Está corriendo", apostilló Branson, que no se libró de la pregunta de cómo podía ofrecer ese premio cuando dirige una aerolínea que contribuye a las emisiones de dióxido de carbono.

"Tengo una compañía aérea. Puedo permitirme retirarla del servicio. Mi familia tiene negocios en telefonía móvil y otros sectores, pero si la retiramos del servicio, British Airways simplemente ocupará su lugar", respondió."Lo que estamos haciendo es asegurarnos de que conseguimos los aviones más respetuosos con las emisiones de dióxido de carbono", dijo Branson.La convocatoria tendrá un plazo de cinco años y el jurado, integrado, además por Gore y Branson, por prestigiosas personalidades como el Científico australiano Tim Flannery y el ex diplomático Crispin Tickell, se reunirán anualmente para evaluar los proyectos presentados.

En caso de que al cabo de ese tiempo no se haya presentado un Proyecto ganador, ese plazo podría renovarse. El director de la organización ecologista "Friends of the Earth", Tony Juniper, dio la bienvenida a la iniciativa, pero recordó que muchas fórmulas para luchar contra el cambio climático que ya existen no se están aplicando."Sir Richard debe también examinar sus actividades empresariales y sucontribución al cambio climático", dijo a la agencia británica Press Association.
Fuente: AGENCIA EFE
MARINET@LISTSERV.REDIRIS.ES


Se derriten glaciares peruanos
Feb, 2007 (PST) .

El hielo de las cumbres de la Cordillera Blanca, la mayor cadena de nevados tropicales del mundo, está derritiéndose velozmente por las ascendentes temperaturas, tornando marrones los picos, lo que ha puesto de relieve que el calentamiento global amenaza la futura provisión de agua del Perú, dicen los científicos.

Las montañas andinas de Perú han perdido por lo menos 22% de su superficie glaciar desde 1970 y el deshielo está acelerándose, según el Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA).Los especialistas en glaciología consideran que la actual situación de los nevados del mundo es un indicador del calentamiento global y advierten que lo que está ocurriendo en Perú sugiere la existencia de potenciales problemas."Para mí el promedio de pérdida de hielo es algo realmente preocupante”, dijo Lonnie Thompson, un geólogo de la Universidad del Estado de Ohio, en Estados Unidos, e influyente experto en glaciares, quien advierte que con la rapidez del derretimiento el hielo no puede generarse nuevamente.

Thompson, quien ha observado el deshielo en los Andes, los Himalayas y en la cima del Kilimanyaro, dijo que los glaciares tropicales están derritiéndose en todo el mundo debido a las altas temperaturas y que "en los sitios donde tenemos información para probarlo, el promedio de pérdida del glaciar está acelerándose realmente".

En Perú, los efectos del deshielo son visibles. Rocas de color marrón se observan en las majestuosas cumbres cubiertas de nieve. Fotos comparadas de distintas épocas muestran cómo han ido replegándose los glaciares de las cuestas de las montañas, y uno _el Broggi_ ha desaparecido completamente. Las cavernas de hielo, alguna vez populares entre los turistas, han desaparecido.Thompson dijo que el Quelccaya, el mayor nevado tropical del mundo en el sudeste de Perú, está perdiendo cerca de 60 metros por año, comparado con los seis metros que perdía por año hace cuatro décadas.Marco Zapata, el director del departamento de glaciología del INRENA, camina cuesta arriba una ladera de montaña rocosa, que hasta hace poco estaba cubierta por una capa de hielo de siglos de antigüedad.

Señala un pequeño montículo blanco en el glaciar Pastoruri de la Cordillera Blanca a 5.100 metros sobre el nivel del mar. La Cordillera Blanca tiene el 35% de los glaciares de Perú. Hace un mes, ese montículo era una caverna de hielo _la última del Pastoruri_ hasta que el arco cristalino de la cueva colapsó bajo un intenso sol andino inusual para la temporada.

El resto de la cueva está derritiéndose y formando una nueva laguna.El número de cuevas de hielo varía de año a año con el aumento y disminución de las temperaturas. A mediados de los años 80 y mediados de los 90 existían grandes cavernas que atraían a los turistas. Pero ahora no existe ninguna y, si reaparecieran, sería en las partes altas donde la temperatura es más baja, dice Zapata.Entre 1995 y 2005, la capa de hielo del Pastoruri se ha reducido en casi 40%, agregó.

"Era la última" cueva, lamenta Zapata, agregando que todas las postales que muestran las grandes cavernas del Pastoruri, alguna vez una atracción turística, deberían dejar de venderse.Pero el descenso del turismo sería la menor de las preocupaciones de Perú si los glaciares desaparecieran.

El país tiene más del 70% de los glaciares tropicales del mundo y ellos alimentan los ríos que proveen agua a las ciudades y barrios marginales de la costa desértica de Perú; el agua no sólo sirve para el consumo humano sino para la agricultura y para generar electricidad.

El 70% de la energía eléctrica de Perú es generada por plantas hidroeléctricas.Thompson dijo que estas "torres de agua" que son los glaciares son cruciales en una nación donde más de dos terceras partes de sus 28 millones de habitantes viven en áreas que tienen solamente el 1,8% de la provisión de agua del país.Barrios marginales aparecen casi literalmente de la noche a la mañana en las áridas y desérticas dunas alrededor de la capital de Perú, en la costa del Pacífico, y resulta extremadamente costoso suministrar agua a estas comunidades, dice Julio García, del Consejo Nacional del Ambiente (CONAM).

Pero mientras el derretimiento de los glaciares supone una incertidumbre acerca del futuro de Perú, su presidente busca capitalizar los torrentes de agua que se originan por el deshielo de los glaciares.(Terra/AP-120207).-

ZONAS AFECTADAS POR EL CALENTAMIENTO GLOBAL...

¿Cuáles son las zonas más amenazadas por el calentamiento global?

Al menos 42 millones de brasileños podrían ser directamente afectados por el aumento del nivel del océano Atlántico a causa del calentamiento global, que además amenaza con convertir la selva amazónica en una sabana y aniquilar numerosas especies, según estudios oficiales.
Feb 2007, Fuente: AGENCIA EFE

El "efecto invernadero" podría causar fuertes desequilibrios en todo el sureste de América del Sur, donde se ubican grandes metrópolis con millones de personas que son potenciales víctimas, según estudios preliminares presentados por el ministerio del Medio Ambiente de Brasil.
El estudio "Cambios Climáticos y sus Efectos sobre la Biodiversidad Brasileña" contiene ocho informes que analizan el perfil evolutivo del clima del país y diseñan posibles escenarios en los próximos 100 años, del 2010 al 2100.


Fueron desarrollados entre 2004 y 2006 y presentadas en Brasilia en una rueda de prensa por la ministra del Medio Ambiente, Marina Silva y varios científicos.
En todo el sudeste de América del Sur las lluvias "se han tornado más violentas" en frecuencia e intensidad y en el sudeste de Brasil el índice de noches calientes ha pasado de cinco por ciento en la década de 1950 a casi 35 por ciento a inicios del siglo 21.


La frecuencia de días fríos cayó de entre 25 y 30 por ciento en la década de 1970 hasta cinco a 10 por ciento entre 2001 y 2002, agrega.

También se observó una tendencia al aumento del nivel del mar en 40 centímetros en un siglo.
"Ciudades del litoral y 25 por ciento de la población brasileña, 42 millones de personas que viven en la zona costera, pueden ser afectadas por la elevación del Atlántico", que puede llegar a medio metro a lo largo del siglo 21 y "la ciudad de Río de Janeiro es una de las más vulnerables".


El 28 por ciento del territorio de la isla de Marajó, en el delta del río Amazonas, puede desaparecer en caso de que ocurra una creciente de dos metros causada por el aumento del nivel del mar.
Una elevación de 50 centímetros del Atlántico podría consumir 100 metros de playas en el norte y el noreste del país.
En el estado de Pernambuco, nordeste del país, (donde hay en marcha millonarias inversiones turísticas con fondos extranjeros) ya cerca de seis de cada 10 playas de los 187 kilómetros de la costa ceden terreno al mar.


El aumento de la temperatura promedio en el aire de Brasil puede llegar hasta cuatro grados centígrados en 2100 respecto a los registros de 1961 a 1990 y en la Amazonía puede llegar a ocho grados en el escenario pesimista.
La probabilidad de una mayor reducción de lluvias puede afectar a Amazonía y el Noreste, mientras que en la cuenca del Río de la Plata (sur de Brasil y norte de Argentina y Paraguay) las proyecciones indican posible aumento de los días de lluvia y del caudal de los ríos hasta la segunda mitad del siglo 21.


El noreste de Brasil, una región empobrecida, donde viven más de 40 millones de personas, el paisaje pasaría del "semiárido" de hoy a "árido" antes de finales del siglo.
Los cambios climáticos pueden alterar la estructura y funcionamiento de los ecosistemas, con pérdida de biodiversidad y de recursos naturales y se teme que disminuyan la capacidad de los bosques tropicales de absorber carbono.


"En el peor escenario la Amazonía debe convertirse en una sabana a finales del siglo 21 debido al aumento de la concentración de gases de efecto invernadero", según una de las conclusiones.
El cambio climático puede aumentar la incidencia de enfermedades como malaria, dengue, fiebre amarilla y encefalitis que tendrían condiciones más favorables para propagarse en un planeta más caliente, advirtieron los especialistas.

ANOMALÍA MEDIA DE LAS LLUVIAS...

Figura 1 del Artículo "Un mecanismo de amplificación del cambio climático

CHILE Y EL CAMBIO CLIMATICO

Científicos prevén aumento de cuatro grados en Chile para finales de siglo.


El calentamiento global supondrá para Chile un aumento de la temperatura de hasta cuatro grados centígrados entre los años 2071 y 2100, según un estudio difundido hoy por la Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA).


Cambios en la pluviometría de importantes zonas agrícolas de este país sudamericano serán también consecuencia del calentamiento terrestre, añade el informe "Variabilidad climática en el territorio chileno en el Siglo XXI".

Los científicos que han elaborado el trabajo, del Departamento de Geofísica y Matemáticas de la Universidad de Chile, utilizaron un modelo meteorológico desarrollado por la Oficina Meteorológica del Reino Unido, conocido como PRECIS y usado en 60 países.

El estudio fue encargado en 2005 a la Universidad por la CONAMA, dijo en una rueda de prensa la directora ejecutiva de este organismo gubernamental, Ana Lya Uriarte.
La funcionaria explicó que se consideraron dos variables: temperaturas y lluvias, que se proyectaron en dos escenarios posibles, uno moderado y otro severo. Añadió que, según el informe, en el período indicado las temperaturas subirán "de todas maneras" en todo el territorio chileno, de 4.200 kilómetros de largo y con climas variados, desde el norte desértico al mediterráneo en la zona central y uno muy lluvioso en la austral.

En un escenario moderado, lo harán entre uno y tres grados, mientras que en el más severo considerado el aumento será de dos a cuatro, con las mayores subidas localizadas en el desértico norte grande, el más templado norte chico y las zonas andinas.En cuanto a las lluvias, se incrementarán durante la primavera y el verano australes (septiembre-marzo) en el denominado norte grande, mientras que en el norte chico, más cercano a Santiago de Chile, aumentarán en invierno (junio-septiembre).

En la zona central del país, la más importante para la producción agrícola, vitivinícola e industrial, las lluvias disminuirán en verano y otoño (diciembre-junio), mientras que en el sur decrecerán en verano.En el extremo austral chileno, donde está el estrecho de Magallanes, las lluvias aumentarán durante todo el año, dijo Ana Lya Uriarte. Agregó que hacia finales del presente siglo el nivel del mar en las costas de Chile subirá entre 16 y 28 centímetros, en un escenario severo, y entre 14 y 24 centímetros en uno más moderado.

Uriarte indicó que, ante ese panorama, el gobierno chileno desarrolla "un plan de acción" para afrontar los cambios del clima.Se trata, explicó, de un plan multidisciplinario, en el que están involucrados muchos organismos gubernamentales, para ver qué medidas tomar en las distintas regiones del país."Llevamos más de diez años trabajando el tema del cambio climático y su relación con Chile.

Hoy disponemos de una información técnica rigurosa", aseguró, aunque matizó que "aún es prematuro señalar cuáles son los efectos que vamos a ver en cada una de las regiones"."A finales del siglo observaremos las mayores diferencias, debemos adaptarnos a esta nueva realidad que vamos a vivir", expresó Uriarte, que llamó a asumir "con rigurosidad y serenidad" el resultado del informe.

Recordó que Chile ha estado preocupado por este problema desde hace mucho tiempo y ha participado en iniciativas como la convención sobre cambio climático, en 1994; la creación de un comité asesor en la materia, la elaboración de una estrategia nacional y la ratificación del protocolo de Kioto.
Febrero, 2007


Un mecanismo de amplificación del cambio climático


En los últimos 90.000 años, se alternaron períodos calientes y fríos de algunos millares de años, implicando una modificación de la circulación oceánica global.

Con ayuda de indicadores paleo climáticos y oceanográficos, investigadores del CEREGE pusieron en evidencia un mecanismo de intercambio entre la circulación oceánica sobre el clima, que refuerza el recalentamiento o el enfriamiento.

Este mecanismo se basa en un estrecho vínculo entre la circulación Atlántica Septentrional y la hidrología tropical de Centroamérica. Estos trabajos, publicados en la revista Nature del 22 de Febrero, permitirán comprender mejor, y en consecuencia, prever mejor, los efectos del cambio climático sobre la circulación oceánica.

Anteriormente, las variaciones climáticas rápidas y de gran amplitud que tuvieron lugar, en particular, durante la última glaciación perturbaron la circulación oceánica. Los archivos climáticos (sedimentos marinos y lacustres, hielos polares, estalagmitas), muestran la estrecha relación existente entre variaciones climáticas y circulación oceánica.

Ahora bien, los cambios de circulación oceánica en el Atlántico Norte tienen una influencia a escala planetaria, afectando en particular al ciclo del agua : se acompañarían de un desplazamiento del Ecuador climático que separa los sistemas de alisios de los dos hemisferios, hacia el sur en acontecimientos fríos y hacia el norte en acontecimientos calientes.

Centroamérica desempeña un papel clave en este sistema. Del lado del Atlántico, las aguas de superficie se evaporan, lo que aumenta su salinidad. El vapor de agua es transferido por los alisios hacia el Pacífico, donde vuelve a caer en forma de lluvia, disminuyendo la salinidad. Esta enorme transferencia de agua (varios centenares de millares de metros cúbico por segundo) mantiene un contraste de salinidad entre los dos océanos. Las aguas de superficie del Atlántico tropical se transportan a continuación, vía la Corriente del Golfo, hacia las altas latitudes, donde calefacción la atmósfera, antes de hundirse hacia los abismos en zonas de convección situadas en los mares de Noruega, Groenlandia y Labrador. Las aguas profundas así formadas van a continuación a propagarse en el océano, purgando el Atlántico Norte de una parte de su exceso en sal.

Los investigadores del CEREGE reconstituyeron las variaciones de salinidad de las aguas de superficie, en la zona de depósito del vapor de agua procedente del Atlántico. Para eso, trabajaron sobre las medidas realizadas en los sedimentos marinos tomados en 2002 al oeste del Istmo de Panamá, por el buque oceanográfico francés Marion Dufresne.

Este estudio pone de manifiesto que los períodos fríos de Heinrich corresponden a aumentos de salinidad en la zona Este Pacífico, sinónimo de una reducción de la transferencia de vapor de agua. Al comparar sus resultados a otros estudios realizados en el sector Atlántico y en Sudamérica, los investigadores pusieron de relieve un mecanismo de intercambio de información que amplió la perturbación climática.

En los episodios fríos, los alisios encargados de humedad emigraron hacia el sur; no pudiendo cruzar la Cordillera de los Andes, una parte de las lluvias que el Pacífico normalmente ablandaban Este se depositó sobre la cuenca que pagaba del Amazonas. Este intercambio de información tuvo como efecto reinjectar las aguas de lluvia en el Atlántico y de disminuir así la salinidad de las aguas de este océano Estas aguas transportadas a continuación hacia las altas latitudes pues contribuyeron al debilitamiento de la circulación oceánica profunda, reforzando aún el enfriamiento arriba y alrededor del Atlántico Norte.

En la actualidad, el hecho de que el recalentamiento climático pudiera perturbar el ciclo del agua e inducir una disminución de la circulación Atlántica Septentrional es un verdadero tema de inquietud. Los datos oceanográficos de los 50 últimos años sugieren que cambios hidrográficos (temperatura y salinidad) así como una disminución del flujo de agua transportado por algunas corrientes marinas, en superficie y en profundidad, ya se produjeron en Atlántico Norte. El riesgo de una variación aún más importante de la circulación oceánica a escala del final del siglo, o del principio del próximo siglo, debe tomarse seriamente y estudiarse activamente.
Fuente: CNRS



(Ver figura 1)
Anomalía media de las lluvias simulada por los modelos después de un hundimiento de la circulación oceánica profunda (aumento en azul, disminución en roja). La flecha en punteados representa el transporte actual del vapor de agua. Las flechas llenas indican el transporte múltiple (alisios - > ríos - > corrientes marinas) durante la anomalía climática. Las cruces localizan los lugares de estudios paléoclimatiques. Foto: © G. Leduc - CNRS

Calentamiento se debe al Sol y no al "efecto invernadero", dice experto ruso

Moscú - El calentamiento global del planeta se debe en mayor medida a la actividad del Sol y no al "efecto invernadero" producido por la civilización, afirmó hoy el director del Observatorio Astronómico de San Petersburgo, Jabibuló Abdusamátov.


"El calentamiento global es resultado de la elevada y prologada actividad solar que tuvo lugar la mayor parte del pasado siglo y no se debe al efecto invernadero", dijo el científico a la agencia rusa Ría-Novosti.
En contra de la opinión de la mayoría de las organizaciones ecologistas, el científico ruso afirmó que la actividad industrial no influye de manera determinante en el clima del planeta, que en el transcurso de los siglos ha experimentado períodos de calentamiento y enfriamiento."La gente no está en condiciones de influir en el calentamiento global de la Tierra, que después de un período de calentamiento siempre experimenta otro de enfriamiento", afirmó Abdusamátov.

Según el científico, el elevado nivel de energía solar que llegó a la Tierra durante el siglo pasado comenzó a descender en la pasada década de los años 90 y en consecuencia, paulatinamente se ha detenido el gradual calentamiento de las aguas de los océanos."Entre los años 2012 y 20015 la temperatura global de la Tierra comenzará un lento descenso, que alcanzará los niveles mínimos entre 2055 y 2060", pronosticó.

Explicó que ese enfriamiento será similar al que se observó entre 1645 y 1715 y que afectó a Europa, Norteamérica y Groenlandia y que coincidió con una disminución de la actividad solar, periodo en el que se congelaban ríos europeos como el Támesis y el Sena.Añadió que ese período de enfriamiento durará al menos 50 años y que para el siglo XXII la Tierra comenzará de nuevo otra fase de calentamiento global. Enero, 2007