domingo, 11 de marzo de 2007

Noticias paralelas sobre cambio climático y oceanografia...

Nuestro planeta se encuentra en estado terminal:
Científico, haciendo una analogía, James Lovelock advirtió que la Tierra está enferma del corazón o riñón
EFE El Universal marzo de 2007


James Lovelock, padre de la Teoría de Gaia, atribuyó hoy al cambio climático "el estado terminal" en que se encuentra la Tierra y aseguró que combatir este fenómeno con energías renovables es como tratar a un enfermo grave con "medicinas alternativas".


En una entrevista con Efe antes de presentar "La venganza de la Tierra", el creador de la Teoría de Gaia confesó que en su libro no se dice nada que no se haya publicado en el último informe del Grupo Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC), pero lo traduce para la gente de la calle y "habla de sus posibles consecuencias para la humanidad".

A principios de la década de los años setenta, el científico postuló la Teoría Gaia, que sostiene que la Tierra se comporta como si fuera un gran organismo vivo capaz de autorregularse y reaccionar ante los cambios que le afectan.

Haciendo una analogía con la salud del ser humano, Lovelock advirtió de que nuestro planeta se encuentra en un "estado terminal" , similar al que sufriría una persona afectada por una enfermedad de corazón o de riñón.
Aludiendo al cambio climático, el bioquímico dijo que hacia 2040 lo habitual será sufrir veranos como el que asoló Europa hace cuatro años dejando cerca de 15 mil muertos en Francia.
Aunque el calor "podría combatirse con aires acondicionados" , puesto que sería similar al de Bagdad, una subida tan drástica de las temperaturas impediría la supervivencia de los cultivos en el sur de Europa y provocaría migraciones hacia los países más fríos.


Por tanto, Lovelock opina que los gobiernos deberían centrar sus esfuerzos en adaptarse a este cambio, para construir viviendas adecuadas, hospitales o infraestructuras para los desplazados, "en vez de perder el tiempo luchando contra el cambio climático con las energías renovables".
"No es que quiera echar piedras sobre Kioto, pero la situación es más urgente que cuando se planificó hace diez años", puntualizó.


Defensor de la energía nuclear, el investigador aseguró que combatir el cambio climático con energías renovables es como "intentar salvar a un enfermo terminal con medicinas alternativas".
El padre de la Teoría Gaia dijo que la energía nuclear es "la única fuente de energía bien conocida a escala planetaria y sin apenas efectos negativos".


"Mientras que 40 años de residuos de una central nuclear pueden almacenarse en un pequeño edificio, el CO2 emitido anualmente por la quema de combustibles fósiles formaría en estado sólido una montaña de mil 600 metros de altura y 20 kilómetros de área", añadió.
A pesar de sus predicciones, Lovelock no se considera una persona pesimista, dijo que la humanidad ha sobrevivido a siete cambios climáticos similares al actual durante su millón de años de existencia e "incluso hay quien piensa que estos han servido para mejorar".


El científico británico de 87 años repasa en su último libro, "La venganza de la Tierra" (Planeta), la Teoría de Gaia y la relaciona con los posibles efectos del calentamiento global, que considera inevitables, proponiendo soluciones para la supervivencia de la humanidad.


Una expedición explorará la corteza de la Tierra en el fondo del Atlántico
ANALIZARÁN UN GRAN AGUJERO A 5.000 M. DE PROFUNDIDAD (CET)
LEWIS SMITH, THE TIMES EL MUNDO.

9 Marzo 07

Anteayer comenzó una expedición que pretende revelar los secretos de un inmenso y misterioso agujero existente en el fondo del océano Atlántico. En un viaje inspirado por la visión que presentó Julio Verne en 'Viaje al centro de la Tierra' y '20.000 leguas de viaje submarino', una embarcación de investigadores británicos valorada en 40 millones de libras (casi 59 millones de euros) partirá en su viaje inaugural para abrir lo que los científicos llaman "una ventana hacia el interior de la Tierra".

El RRS 'James Cook' pasará seis semanas navegando por los arrecifes del Atlántico para tomar medidas del extraordinario agujero del fondo del océano que tiene perplejos a todos los expertos. Los científicos intentan averiguar por qué cientos de kilómetros cuadrados de la corteza de la Tierra han desaparecido, dejando al descubierto el manto, el interior del planeta, lo que se encuentra bajo tierra.

El agujero en la corteza cubre un área tan enorme como una cordillera montañosa, y se halla oculto bajo las olas. Lo que asombra a los científicos es que este boquete desafía las teorías convencionales de las placas tectónicas. La corteza debería tener seis kilómetros y medio de grosor, pero en su lugar se encuentra esta capa del manto de la Tierra en el fondo del océano.
Se habría esperado encontrar el agujero lleno de material volcánico, dado que se formó a causa de la separación de las placas tectónicas, que aumenta a un índice de dos centímetros al año, pero lo que en realidad han hallado ha sido el manto.


Robot submarino

Chris MacLeod, de la Escuela de la Tierra, el Océano y las Ciencias Planetarias de la Universidad de Cardiff, es uno de los científicos al mando en la expedición, que tomará medidas precisas realizadas mediante sónar del fondo del océano. Los investigadores, que partieron de Tenerife, enviarán un robot submarino a los pies de esta cordillera submarina, a 5.000 metros por debajo de la superficie, para taladrar el manto y extraer muestras del mismo.

Mediante el uso de las cámaras del barco, los investigadores esperan poder ver el inmenso agujero. Las montañas se elevan a 4.000 metros por encima del fondo marino, 1.000 metros por debajo de las olas, y las muestras principales se extraerán de distintas profundidades. El doctor Mac Leod cree que la expedición revelará la extensión del agujero en la corteza a lo largo del fondo oceánico, así como a qué se debe su formación.

Según el propio investigador, "no encaja en el modelo generalmente aceptado de placas tectónicas. Esperamos obtener una visión directa de los procesos que tienen lugar en la Tierra. Constituye parte esencial de la comprensión básica del funcionamiento de la Tierra". La formación de la corteza fue un "mecanismo fundamental de la Tierra, y afecta a la química del océano, añadió. También explicó que se barajan dos teorías principales sobre por qué se formó el agujero, y se sospecha que la respuesta sea una combinación de las dos.

Por una parte, el agujero podría haberse formado cuando las placas tectónicas se separaron, pero en lugar de que el manto se elevara hacia el exterior en forma derretida o magma, pudo elevarse como un bloque sólido. La segunda teoría es que la corteza se rasgara hacia los lados, creando un agujero sobre el manto.

El navío en el que habitará el equipo de nueve investigadores y tres investigadoras se construyó para sustituir al ya envejecido 'RRS Darwin'. Está financiado por el Consejo de Investigación de los Entornos Naturales y por el Fondo de Instalaciones Científicas a Gran Escala del ministerio británico de Comercio e Industria.

En el barco se han instalado equipos e instalaciones multidisciplinares que permitirán a los investigadores trabajar en cualquier parte de los océanos del mundo. Para el doctor MacLeod, el uso de este navío constituye una oportunidad única para dar respuesta a los grandes misterios del mundo, y confía en que resultará de un valor incalculable: "Se trata del primer viaje científico de esta embarcación, posiblemente el barco de investigación más avanzada del mundo".

No hay comentarios: