jueves, 17 de enero de 2008

LOS CAMBIOS YA COMENZARON.....



El Niño resultó afectado por el calentamiento en el pasado

Pese a que los científicos conocen bien, por una parte, el fenómeno oceanográfico El Niño (en el Pacífico) y, por otra, el fenómeno del cambio climático que está provocando la actividad humana en el planeta, no logran determinar con seguridad si el segundo afecta al primero. Ahora, una investigación que ha reconstruido las temperaturas del agua en la costa de Chile y Perú desde 1650 hasta 2000 muestra indicios de que el calentamiento -natural- sufrido por el planeta a principios del siglo XIX, sí que tuvo efectos en El Niño.

El Niño es un fenómeno de interacción entre la atmósfera y el océano tropical asociado a la temperatura del agua, que provoca sequías en zonas normalmente húmedas y fuertes precipitaciones e inundaciones en regiones desérticas. Tiene una periodicidad de entre dos y siete años, y afecta especialmente a la costa peruana, pero repercute en muy zonas lejanas. No está claro si su intensidad y/o frecuencia pueden variar con el calentamiento global actual.



Perforación

El eje de la investigación, presentada en la revista Geophyscal Research Letters y realizada por científicos de dos universidades chilenas y del Instituto de Investigación para el Desarrollo francés, son las muestras extraídas en una perforación de 80 metros de profundidad en la bahía de Mejillones (norte de Chile), donde los restos orgánicos son indicadores de la temperatura del agua en el pasado. Los datos de 1820-1878 muestran un descenso de la temperatura superior a dos grados centígrados.

Este enfriamiento del agua coincidió con el calentamiento del planeta al final de la llamada Pequeña Edad del Hielo, lo que resulta paradójico. Pero las muestras de sedimento marino también contienen abundancia de minerales que debieron ser arrastrados desde el continente. Esto indica un aumento de los vientos que intensificaría el ascenso a la superficie de aguas oceánicas frías profundas. Los científicos creen que tras la Pequeña Edad del Hielo, el calentamiento continental sería más rápido que el oceánico; el contraste acentuaría el régimen de vientos, influyendo en la temperatura del agua y alterando El Niño.

“Estos resultados, en conjunto, enfatizan la complejidad de las interacciones entre el cambio climático a escala global, los cambios regionales y las variaciones de El Niño”, dicen los científicos. Pero advierten: “Queda por determinar si la extrema intensidad dos episodios de “El Niño” recientes (1982-1983 y 1997-1998) están relacionados con la intensificación del calentamiento global”.
Fuente:
El País




La concentración de CO2 en el aire aumenta más rápido de lo previsto


La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumenta mucho más rápido de lo esperado debido al crecimiento económico y la dificultad de los bosques y océanos para absorber estos gases con efecto invernadero, según un estudio divulgado el lunes.

Los científicos basaron sus conclusiones en los datos recogidos por unos barcos mercantes equipados con sistemas que medían de forma automática los niveles de dióxido de carbono del agua.
Un barco que navegó entre las Islas Británicas y las Indias Occidentales realizó más de 90.000 mediciones en los últimos años.‘El dióxido de carbono atmosférico se ha incrementado 35% más rápido de lo esperado desde 2000′, indicó un comunicado del British Antarctic Survey (BAS), uno de los organismos involucrados en la investigación.

Si los océanos eliminan menos CO2, esto significa que los niveles de CO2 en la atmósfera crecerán mucho más rápidamente y el clima podría calentarse más rápidamente, explicaron los investigadores en un comunicado.
El uso ineficiente de los combustibles aumentó 17% el CO2, mientras que el otro 18% se debió a una caída en la eficiencia de ‘piletas’ naturales, los bosques y océanos que absorben el gas de la atmósfera, indicó.

‘Hace 50 años, por cada tonelada de CO2 emitido, 600 kilos eran removidos por piletas naturales. En 2006 solo 550 kilos por tonelada fueron removidos y la cantidad está disminuyendo’, indicó el principal autor del estudio, Pep Canadell, del Global Carbón Project, en un comunicado.


‘La proporción de dióxido de carbono que queda en la atmósfera luego que la vegetación y los océanos absorben lo que pueden ha escalado en los últimos 50 años, mostrando una disminución en la habilidad del planeta para absorber emisiones’ producto de la actividad humana’.


Casi 10.000 millones de toneladas de carbono fueron emitidas en todo el mundo en 2006, 35% más que en 1990, indicó el estudio. El Protocolo de Kyoto comprometió a los países a reducir las emisiones de gases con efecto invernadero a 5% por debajo del nivel de 1990, para 2012.
Las conclusiones fueron publicadas en los Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos.


La mayoría de los autores son miembros del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), ganador del Premio Nóbel de la Paz 2007.
Fuente:
Terra Actualidad

En el 2007 se baten todos los récords de temperaturas

Los meteorólogos han registrado pautas anormales del clima durante más de una década, pero nada igual a lo del 2007. Fue un año de clima tan extremo que la Organización Meteorológica Mundial difundió una información de prensa con la crónica de todos los récords y los acontecimientos inusuales.

Los científicos dicen que habrá que acostumbrarse a esto. A medida que continúe el cambio climático provocado por los seres humanos, el mundo experimentará más temperaturas extremas, lluvias torrenciales y sequías prolongadas, advierten.
“Estamos presenciando una tendencia creciente de años inusuales”, dijo Michael MacCracken, ex alto meteorólogo del gobierno y ahora científico jefe en el Instituto del Clima en Washington. “Muy pronto los años inusuales van a convertirse en la norma“.


Enero fue el primer mes más caluroso de que se tiene registro en todo el mundo, 1,53 grados Fahrenheit por encima de lo normal, que equivale a casi un grado centígrado.
Fue la primera vez desde que empezaron a registrarse las temperaturas en 1880 que la temperatura promedio del globo ha estado tan por encima de la media para cualquier mes del año.


Y en momentos en que el 2007 toca a su fin, también se está configurando como el año más caluroso que se haya registrado en el hemisferio norte.

· Las estaciones meteorológicas estadounidenses registraron récords absolutos o iguales de calor 263 veces en el año, según un análisis de la Associated Press sobre datos meteorológicos estadounidenses.
· Inglaterra tuvo el abril más caluroso en 348 años de registros del clima, superando el récord de 1865 en más de 1.1 grado Fahrenheit.No fue sólo la temperatura
Hubo otros sucesos climáticos inusuales:
· Un tornado se desencadenó sobre la ciudad de Nueva York a mediados de agosto.
· En Oriente medio, un ciclón inesperado se produjo en junio en Omán e Irán.
· Los enormes lagos estadounidenses disminuyeron su extensión y profundidad.
· Atlanta debió preocuparse por su suministro de agua potable.
· Sudáfrica registró su primera nevada significativa en 25 años.
· Y en la Isla Reunión, a 640 kilómetros al este del continente africano, cayeron casi 394 centímetros (155 pulgadas) de lluvia en tres días, récord mundial para la mayor cantidad de lluvia en 72 horas.


Los extremos climáticos aislados no pueden atribuirse al calentamiento global, dicen siempre los científicos. Sin embargo, “son sus características y los escenarios diferentes’’ lo que lleva la señal de los cambios climáticos producidos por el ser humano, dijo el experto Phil Jones, director de investigación climática en la Universidad de East Anglia en Inglaterra. Lo peor, según los científicos, se registra en el Ártico, que se calentó notablemente en el 2007, marcando récords por la cantidad de hielo derretido.

El 2007 pareció ser el año en que el cambio climático conmovió los termómetros, y quienes advirtieron que estaba empezando a ocurrir fueron reconocidos.

El documental “An Inconvenient Truth’’ del ex vicepresidente Al Gore ganó un Oscar, y Gore compartió el Premio Nobel de la Paz con el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, un grupo internacional de miles de científicos.

El panel, organizado por las Naciones Unidas, dio a conocer cuatro informes en el 2007 en los que dijo que el calentamiento global producido por los seres humanos era indiscutible y una amenaza inminente para millones de vidas.
En los primeros diez meses, fue el año más caluroso registrado en tierra y el tercero más caluroso cuando se incluyen las temperaturas oceánicas.


Los récords se sucedieron, especialmente en agosto
· En las estaciones meteorológicas estadounidenses se establecieron o empataron más de 8.000 marcas de calor para fechas específicas de ese mes.
· Lo más notable fue que en ese mismo mes, más de 100 récords absolutos de temperatura fueron empatados o superados –independientemente de la fecha ya fuese para el máximo registro o la temperatura baja más cálida por la noche.
· En comparación, sólo 14 marcas máximas de bajas temperaturas fueron establecidas o empatadas a lo largo de todo el año hasta principios de diciembre, según registros del Centro Nacional de Datos Climáticos.
· Por ejemplo, el 10 de agosto la ciudad de Portland, en Tenesí, alcanzó los 38,89 centígrados, empatando una marca absoluta de calor. El 16 de agosto llegó a 39,44 y Portland registró nueva marca. Pero al día siguiente volvió a establecer otro récord con 40.56 grados.
· Durante el año, las estaciones meteorológicas de 35 estados, desde Washington a la Florida, registraron o empataron récords absolutos de calor.
· En Europa durante el verano las olas de calor extremo mataron a docenas de personas.
No fue sólo el calor. Fue también la lluvia, ya fuese por excesiva o por escasa.
· Más del 60% del territorio de Estados Unidos estuvo anormalmente seco o padeció sequías en algún momento en agosto.
· En noviembre la principal fuente de agua de Atlanta, el Lago Lanier, se encogió a su menor superficie jamás alcanzada.
· El Lago Okeechobee, crucial para el sur de la Florida, tuvo su menor nivel de la historia en mayo.
· El Lago Superior, el mayor y más profundo de los Grandes Lagos, bajó a sus menores niveles históricos en agosto y septiembre.
· Los Angeles registró su año más seco desde que lleva registros.
· Los lagos alimentados por el Río Colorado, que ayudan a suministrar agua a más de 20 millones de personas en el oeste, estaban sólo a la mitad de su nivel.
· Australia, que ya de por sí tiene terreno seco, sufrió la peor sequía en un siglo, lo que hizo del calentamiento global un tema electoral.
· En el otro extremo, cayeron lluvias récord en China, Inglaterra y Gales. Minnesota tuvo lo peor de los extremos: una sequía devastadora en junio y julio seguida por lluvias récord en agosto.
· En un solo día de marzo, el sur de California registró lluvias torrenciales, granizo, nieve y vientos intensos.


Deshielo histórico en el Ártico

Y aun así ninguno de esos acontecimientos preocupó tanto a los científicos como lo que ocurrió en el Ártico durante el verano. El hielo se derritió no solamente a niveles récord, sino mucho más allá del récord anterior. El paso del noroeste estuvo más navegable que lo que había estado en los tiempos modernos.

Las capas de hielo que cubren una parte de Groenlandia se retiraron a un nivel récord y el permafrost de Alaska se calentó a niveles nunca vistos.
Fuente:
Milenio



Según la observación de los expertos, el denominado “Ciclo Solar 25 comenzará a partir de 2022″, y éste implicará uno de los periodos de actividad solar “más débiles desde hace siglos”.


Ahora, el Space and Science Research Center (SSRC) de Florida acaba de confirmar la teoría anunciada por la NASA. Según el director de este organismo, John Casey, los cambios que experimenta la superficie del Sol son “el resultado de ciclos que provocan oscilaciones climáticas que varían desde el enfriamiento al calentamiento una y otra vez” en el planeta Tierra.


El calentamiento climático que sufre el planeta, de apenas 0,017 grados centígrados al año, según las mediciones que desde 1979 realizan los satélites en diferentes niveles de la atmósfera terrestre –estimaciones mucho más precisas que las realizadas en la superficie–, podría mutar hacia el inicio de una nueva era glaciar o, al menos, de enfriamiento global. La causa de este particular proceso respondería a los distintos ciclos de actividad que cada cientos o, incluso, miles de años, registra el Sol.


Deceleración


El SSRC de Florida acaba de confirmar una teoría sobre la reducción de la actividad solar avanzada por la NASA en 2006. Entonces, la entidad científica más prestigiosa del planeta en materia de investigación espacial detectó un particular fenómeno: “La superficie del Sol está experimentando importantes cambios” que podrían tener “repercusiones sustanciales sobre la futura actividad solar”. “Normalmente, el cinturón solar avanza a una velocidad media de 1 metro por segundo. Sin embargo, en los últimos años, se ha decelerado hasta los 0,75 metros por segundo en su parte norte y hasta 0,35 en el sur. Nunca hemos observado una velocidad tan baja”, afirmaba entonces la NASA. De acuerdo con esta teoría, puesto que la velocidad de dicho cinturón influye en la intensidad solar, “un cinturón lento implica una actividad solar más baja”, según los científicos del organismo espacial estadounidense.


Por ello, “se avecina un nuevo cambio climático”, pero, a diferencia de lo defendido por la ONU y los grupos ecologistas, provocará “un periodo de intenso frío en el planeta”. El departamento que dirige Casey afirma que la alternancia de los distintos ciclos solares a lo largo de los últimos 1.100 años influye de forma directa en las temperaturas que registra la Tierra en una probabilidad superior al 90%, según el estudio de SSRC.


La llegada del Ciclo 25, tal y como anunció la NASA, provocará un “enfriamiento global”. Un fenómeno que Casey no duda en denominar “hibernación solar”. De hecho, según esta misma teoría, “no resultaría extraño que se registrasen temperaturas más altas en el planeta justo antes de que éstas caigan de forma drástica”, advierte. Algo que coincidiría con el proceso de calentamiento global que acontece en la actualidad. Este organismo prevé que la “llegada de una peligrosa era glaciar” se producirá en apenas 20 ó 30 años.


Debilidades del IPCC


De confirmarse, este fenómeno desmontaría toda la teoría del calentamiento que tanta preocupación ha generado a lo largo de los últimos años, y cuya causa, según la ONU, se debe a la actividad humana: la emisión de gases de efecto invernadero a la atmósfera. De este modo, el supuesto consenso científico presenta, en realidad, grandes debilidades. El documental El gran timo del cambio climático, dirigido por el británico Martin Durkin, ya adelantaba una teoría muy similar basada en la opinión de diversos científicos repudiados por el IPCC. La Academia de Ciencias Rusa reafirmó también la importancia de la actividad solar en el clima del planeta: “Se avecina una glaciación”, advirtieron.


Las ‘pequeñas Edades de Hielo’


El enfriamiento climático de la Tierra debido a la relajación de la actividad solar no es nuevo: en el último milenio ha habido varios de estos ciclos bien documentados. Los últimos son el Mínimo Spörer (1420-1570), el Mínimo Maunder (1645-1715) y el Mínimo Dalton (1790-1820). En España, estos periodos glaciales en miniatura hicieron que se vieran hielos flotantes en Baleares, en la primera semana de 1697, o las reiteradas ocasiones en las que el río Ebro se congeló junto al mar, en Tortosa, en diciembre de 1506, cuando la gente lo cruzaba a pie.
Fuente:
Expansión


Cambio climático: sus efectos en Chile y las acciones para combatirlo

Ni aislado al sur del mundo, ni protegido por el Océano Pacífico, Chile se salva de los efectos del calentamiento global. La buena noticia, es que ya se están tomando medidas para enfrentarlo y todos pueden contribuir.


En la conmemoración del día mundial de la Tierra, el pasado 22 de abril, no había mucho que celebrar: el planeta está enfermo. Así lo evidencian los datos recogidos desde 1998 por 2.500 científicos de todo el mundo, cuyas conclusiones son categóricas.

Existe un 90% de probabilidad de que el cambio climático se esté produciendo por la emisión humana de gases invernadero y no por un proceso natural. Así lo sostiene el
primer informe de 2007 del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC). Hambrunas, sequías, inundaciones, enfermedades, migraciones y extinción de especies, son algunos de los efectos que se vislumbran, según su más reciente informe entregado en Bruselas, sobre los “Efectos, adaptación y vulnerabilidad” del cambio climático.

En mayo del año recién pasado, se emitió el último informe del IPCC con las medidas y costos para controlar las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los datos están sobre la mesa y corresponde a los países, gobiernos y ciudadanos hacerse cargo. Vea en este artículo qué efectos tendrá el cambio climático en Chile, con qué información se cuenta y cómo hacerle frente.

El calentamiento global causado por el efecto invernadero consiste en que los gases que componen la atmósfera retienen el calor del sol y evitan que escape al espacio, manteniendo al planeta en una cierta temperatura. En esto intervienen gases como el CO2, el vapor de agua, el ozono, el metano y el óxido nitroso. Este efecto es algo natural y es en gran parte responsable de que se mantenga la vida en la Tierra. El problema, es que la concentración de estos gases ha aumentado un tercio desde la Revolución Industrial.

Efectos en Chile


Los efectos del calentamiento global no se han sentido con gran fuerza en el país debido a la influencia sobre el clima de los océanos que nos rodean. Además, la corriente de Humboldt también ayuda a mantener las temperaturas más bajas. Sin embargo, esto no nos exime de las consecuencias del cambio climático.

En los últimos 100 años la temperatura del planeta aumentó 0,7º C, según reportes del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de Naciones Unidas (IPCC). Once, de los últimos 12 años, han sido los más cálidos desde que comenzaron los registros históricos en 1850, y a nivel global, la actual temperatura es la más alta de los últimos mil años.

En nuestro territorio, diversos estudios acusan ya algunos cambios:


Las lluvias disminuyen: El Núcleo Científico Milenio FORECOS, de la Universidad Austral de Chile, documentó una sostenida disminución en las precipitaciones, en los últimos 71 años, tras analizar los registros de estaciones meteorológicas ubicadas entre Concepción y Puerto Aysén. En este período, en Valdivia las precipitaciones han disminuido en 540 milímetros. En la misma línea, datos de la Dirección Meteorológica de Chile, muestran cómo en los últimos 100 años las precipitaciones tienden a disminuir en la zona central del país. Forecos también observó una clara tendencia a la baja en los registros de caudales de ríos de la X Región.

Los glaciares retroceden: El 90% de los glaciares cordilleranos están disminuyendo. En tanto que en Campos de Hielo Sur se registran retrocesos de hasta 30 metros por año. Esto según estudios del Centro de Estudios Científicos (CECS) de Valdivia.

Aumenta el nivel del mar: Según el glaciólogo Gino Casassa, del CECS, el mar está aumentando su nivel a razón de 0,3 cm., por año.

Hay cambios en la vegetación: Estudios realizados en base a los anillos de crecimiento de árboles, por el Núcleo Científico Milenio FORECOS sugieren que la distribución de la vegetación de la zona sur austral está sufriendo cambios importantes. “Se espera que los límites de distribución de algunas especies se desplacen hacia el sur, lo que podría afectar de manera importante la biodiversidad, distribución y abundancia de especies en los bosques nativos”, explican.
Esta es nuestra realidad, pero ¿qué predicen los informes del IPCC sobre los efectos que tendrá el calentamiento global en esta angosta y larga faja de tierra?

Para los próximos 100 años, se estiman:


Impactos en la pesca:

Un alza de la temperatura de las aguas, que afectaría la explotación de especies como el jurel, en la VIII Región, o la anchoveta, en la I y II Región; recurso fundamental para la industria de la harina de pescado.

La fauna marina chilena podría verse severamente alterada: actuales especies huirían por el alza de las temperaturas y llegarían otras desconocidas.

Un cambio en la salinidad del agua provocaría también el cambio climático, según el meteorólogo Jorge Carrasco. Esto modificaría la fauna existente en algunos fiordos o bahías productivas, debido a una variación del PH del agua que haría migrar a no pocas especies buscando condiciones más apropiadas para su subsistencia.

Aumentaría el nivel del mar (hasta 50 centímetros -en promedio- a lo largo del país), obligando a caletas y complejos portuarios a cambiar su posición.

La industria salmonera también se vería afectada, pues este recurso necesita aguas de temperaturas muy bajas para reproducirse.

Impactos en la agricultura:

El aumento de las temperaturas del centro del país y una baja en las precipitaciones, harán que parte de las actividades frutícolas tengan que desplazarse hacia el sur.
Las zonas más afectadas, por la baja de precipitaciones, serán las regiones V, VI y parte de la VII, y se prevé un incremento en la aridez del suelo.
La actividad forestal deberá adaptarse a este nuevo escenario climático.


Estudios criollos

La Comisión Nacional del Medio Ambiente (
CONAMA) encargó en 2005 un estudio al Departamento de Geofísica de la Universidad de Chile para proyectar cómo sería el clima en Chile a fines del siglo 21.

Para ello se utilizó un modelo meteorológico creado por la Oficina Meteorológica del Reino Unido, y se trabajó sobre dos probables escenarios: uno moderado y otro severo. Los principales resultados de este estudio sobre "
Variabilidad climática en el territorio chileno en el siglo XXI", dicen relación con la temperatura y las precipitaciones:

En todo el país se apreciaría aumento de temperatura en ambos escenarios.
La mayor variación de temperatura sería en el norte grande y norte chico, y mayormente en la zona andina.
En el norte del país, en el sector altiplánico, se produciría un aumento de precipitaciones durante primavera y verano.
En el norte chico se estima un aumento pluviométrico durante el invierno.
En la zona central los resultados indicarían disminución de precipitaciones particularmente en latitudes medias (V a VIII regiones), y en las estaciones de verano y otoño.
En el sur (VIII a X regiones) habría una disminución de precipitaciones de hasta un 50% en verano, manteniéndose prácticamente inalterada la situación en invierno.
La región austral presentaría una disminución de la precipitación de un 25% aproximadamente, en verano, normalizándose hacia el invierno. En el extremo austral se apreciaría un leve aumento de las precipitaciones (de hasta un 20%), que se mantendría durante todo el año.


A estos resultados, se sumarán los datos aportados por distintos centros de investigación que actualmente estudian los efectos del cambio climático sobre el territorio, como

el Departamento de Geofísica de Universidad de Concepción; el Instituto de Ecología y Biodiversidad (Iniciativa Científica Milenio);
el Centro de Estudios Avanzados en Zonas Áridas (Ceaza) de la Universidad de La Serena;
el Departamento de Química de la Universidad Federico Santa María;
el Centro de Estudios Científicos (CECS) y
el Núcleo Científico Milenio FORECOS.

Haciendo frente al cambio
Ya en 1994 Chile ratificó la
Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, y en 2002, el Protocolo de Kyoto.

Existe un Comité Nacional Asesor en esta materia y en 2006 se elaboró una
estrategia nacional, que tiene como ejes principales el cómo adaptarse a los impactos del cambio climático, cómo mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero y crear y fomentar capacidades en este tema.

Actualmente se trabaja en un plan de acción, que debiera estar listo a fines de año, que oriente respecto a qué medidas tomar.

A juicio de la ministra de Medio Ambiente,
Ana Lya Uriarte, el Estado deberá diseñar y aplicar políticas públicas orientadas a mitigar los impactos y adaptarse a las realidades que vayan emergiendo, así como a involucrar al sector privado en cuanto a la innovación y gestión tecnológica del proceso productivo nacional.

Sostiene que este plan de acción deberá hacerse cargo de las realidades regionales y sectoriales con estrategias diferenciadas para su efectividad, y que la ciudadanía también tiene un rol fundamental en esto.

Algunas de las medidas que las autoridades han señalado para contrarrestar este fenómeno, son:
Aumentar la capacidad de riego
Implementar una política de construcción de embalses y aguas
Desarrollar los
biocombustibles
Promover el uso de energía renovables
Promover el uso sustentable del bosque nativo
Diseñar una estrategia de desarrollo de cuencas
Seguir promoviendo los proyectos de
mecanismo de desarrollo limpio (MDL).

Por otro lado, ambas cámaras del
Parlamento están al tanto de los últimos estudios. De hecho, la Cámara de Diputados acordó solicitar a la Presidenta de la República impulsar una campaña nacional orientada al uso eficiente de la energía, tanto en las actividades productivas, como en las conductas cotidianas y domésticas de la población.

Finalmente, si Chile quiere ingresar a la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (
OCDE), deberá seguir haciendo frente a esta problemática ambiental que trae importantes efectos sociales y económicos.

Cómo todos pueden contribuir

Un simple acto, como cambiar una ampolleta, puede ayudar a enfrentar el fenómeno del cambio climático. Y es que cualquier medida que apunte a la eficiencia y ahorro energético sirve.

Mientras menos energía demandemos, habrá menos quema de combustibles fósiles y menos gases de efecto invernadero en la atmósfera.

Así, la lista de medidas que los ciudadanos pueden implementar para contribuir es larga:

Por cada kilowatt/hora de electricidad que se ahorra, se evita la emisión de aproximadamente 800 gramos de CO2 a la atmósfera.


Si pinta cielos y paredes de colores claros, puede ahorrar un 5% en energía.

Aproveche la luz natural. Use colores claros para decorar su casa, ya que absorben menos luz.
Una ampolleta eficiente de 20 watts, ilumina lo mismo que una ampolleta común de 100 watts, pero consume cinco veces menos; por lo tanto, iluminar con una ampolleta corriente cuesta cinco veces más caro.


Para producir 500 Kg. de papel es necesario el talaje de un árbol adulto. El consumo en Chile es de alrededor de 830 mil toneladas, lo que equivale al talaje de 1.660.000 árboles adultos.
Compre la menor cantidad posible de productos empaquetados (generan el 30% de la basura doméstica).


Apague los aparatos eléctricos cuando no los esté usando.

Evite filtraciones por puertas y ventanas.
Cocine con la llama justa. Si la llama sobrepasa el fondo de la olla, se pierde energía.
Si calienta mucha agua, guarde en un termo la que no utiliza.
Evite usar el auto en tramos cortos.

Podrá encontrar aún más recomendaciones en la
Guía para el uso eficiente de la energía, elaborada por el Programa País de Eficiencia Energética y Programa Chile Sustentable.

Y otras 51 medidas en esta Guía de supervivencia del calentamiento global, de la revista Time, donde le señalan hasta cómo encargar una auditoría ambiental de su hogar… todo sea por contribuir a la salud del planeta.

Estudios sobre:

Cambio climático 2007: Impactos, adaptación y vulnerabilidad (en inglés).
Resumen para responsables de políticas.

Panel intergubernamental de expertos sobre cambio climático (IPCC). Panel intergubernamental de expertos sobre cambio climático (IPCC). Bruselas, abril de 2007.
Informe de la ONU sobre los impactos del cambio climático en los sistemas humanos y naturales, su capacidad para adaptarse a ellos y grado de vulnerabilidad.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 991 Kb.)

Cambio climático 2007: Las bases científicas. Resumen para responsables de políticas.

Panel intergubernamental de expertos sobre cambio climático (IPCC). Panel intergubernamental de expertos sobre cambio climático (IPCC). Paris, febrero de 2007. Traducción de Julio Vega y Susana Moya, Biblioteca del Congreso Nacional.
Primer informe de la ONU donde se asevera que la probabilidad de que el cambio climático se produzca por la emisión humana de gases invernadero es del 90%. Proyecta además cómo variará el clima en el futuro.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 1083 Kb.)

Estudio de la variabilidad climática en Chile para el siglo XXI.

Departamento de Geofísica, Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, Universidad de Chile. CONAMA, diciembre de 2006.
Se estiman los escenarios climáticos para diferentes regiones de Chile durante el siglo XXI, particularmente para el periodo 2071-2100, asociados a un cambio climático global que se espera como resultado de un incremento sostenido de los gases de efecto invernadero.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 5634 Kb.)

Estrategia nacional de cambio climático.

Comité Nacional Asesor sobre Cambio Global. Comité Nacional Asesor sobre Cambio Global. Santiago de Chile, enero de 2006.
Presenta las posibles consecuencias para Chile del fenómeno del cambio climático y cuáles son los ejes de una estrategia a seguir para hacerle frente.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 128 Kb.)

Efectos de los cambios climáticos sobre los glaciares y recursos hídricos en Chile.

Andrés Rivera. Laboratorio de Glaciología y Cambio Climático del Centro de Estudios Científicos. Valdivia, Chile, 2006.
Muestra una serie de diapositivas sobre la variación de temperaturas y precipitaciones en los últimos 50 años y cómo han retrocedido los principales glaciares del sur de Chile en los últimos 10 años.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 2047 Kb.)

Guía elemental de la Convención Marco de las Naciones Unidas y el Protocolo de Kyoto.

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y Secretaría sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) y Secretaría sobre el Cambio Climático (CMNUCC). Francia, septiembre de 2002.
Presenta en forma didáctica las propuestas de la Convención Marco de las Naciones Unidades (1992) para hacer frente al cambio climático y disminuir los gases de efecto invernadero.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 476 Kb.)

Libro Verde sobre el comercio de los derechos de emisión de gases de efecto invernadero en la Comunidad Europea

Comisión de la Unidad de Cambio Climático de la Comisión Europea Comunidad Europea, 8 de marzo de 2000.
El debate sobre la comercialización de los derechos de emisión de gases de efecto invernadero en la Unión Europea y sobre la relación entre ésta y las políticas para hacer frente al cambio climático, son un compromiso establecido por la Comunidad Europea luego del arreglo del Protocolo de Kioto que tiene como fecha tope el año 2012.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 168 Kb.)

El cambio climático en el contexto de la cooperación al desarrollo

Comisión de las Comunidades Europeas Comisión de las Comunidades Europeas, 11 de marzo de 2003
Pruebas científicas confirman un cambio climático, que en gran parte se debe a obra del hombre, y debido al cual se prevé que el nivel de los mares va a subir por los aumentos de temperaturas y las modificaciones de las precipitaciones, las sequías, las inundaciones y otros fenómenos atmosféricos extremos.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 403 Kb.)

La adaptación al cambio climático

Peter S. Heller y Muthukumara Mani Revista "Finanzas y Desarrollo" del Fondo Monetario Internacional, volumen 39, número 1, marzo de 2002.
Los autores exponen la necesidad de que los países en desarrollo creen políticas de adaptación al cambio climático para evitar desastres económicos y la propagación de la pobreza.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 189 Kb.)

Protocolo de Kioto: situación actual y perspectivas

World Wildlife Fund http://www.wwf.org/
Antecedentes sobre la concepción del Protocolo de Kioto. Cronología, países signatarios, análisis económico de su implementación y efectos del cambio climático en el planeta.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 125 Kb.)

El cambio climático y la diversidad biológica: cooperación entre el convenio sobre la diversidad biológica y la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el cambio climático

Convenio sobre la diversidad biológica Naciones Unidas, 27 de octubre de 2000.
El cambio climático constituye una de las amenazas a la diversidad biológica. Es una necesidad que disminuya este ritmo del cambio climático para que los ecosistemas puedan ajustarse al mismo mediante medidas encaminadas a la conservación y ordenación sostenible de los bosques y de otros ecosistemas.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 39 Kb.)

2° is too much!: evidence and implications of dangerous climate change in the Arctic

Lynn Rosentrater (editora) http://www.wwf.org (enero 2005)
Compilación de estudios científicos que dan cuenta del cambio del clima en la Tierra y de los efectos que traerá.
Documento PDF (Texto en PDF: Tamaño: 5840 Kb.)

En la Web:

Enlaces recomendados sobre cambio climático y calentamiento global.

Panel intergubernamental sobre cambio climático (en inglés)
http://www.ipcc.ch/
Sitio de un grupo de expertos internacionales creado en 1998 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) para estudiar el cambio climático global. Todos sus informes están aquí.

Comisión Nacional del Medio Ambiente (CONAMA)
http://www.conama.cl/portal/1301/article-35011.html
Esta es la institución de gobierno que se preocupa de este tema en Chile. En su sitio es posible encontrar la estrategia nacional de cambio climático así como nueva información que se genere sobre el tema.

Cambio Climático y Calentamiento Global
http://www.cambioclimaticoglobal.com/
Entrega completa información sobre el tema, además de material de apoyo como libros recomendados, blog, enlaces de interés y bibliografía, entre otros.

Suma 21
http://web.usach.cl/ima/Cambio_clima.htm
El programa Sustentabilidad y Medio Ambiente para el Siglo 21, de la Universidad de Santiago de Chile, proporciona amplia información sobre los efectos del cambio global en Chile.

Centro de Estudios Científicos
http://www.cecs.cl/web/cecs_index.php?area=cecs&dep=glaciologia&idioma=es&pagina=home
Investiga las variaciones de los glaciares en Chile y su relación con los cambios climáticos. Contiene una sección de contenidos para la educación.

Salva el Clima
http://www.salvaelclima.com
Orientado a los niños, este sitio del gobierno español y WWF, explica el fenómeno del cambio climático a través de una gráfica muy atractiva. Entrega 10 consejos para salvar el clima, además de un test para evaluar cuánto se aprendió.

BBC Mundo
http://www.bbc.co.uk/spanish/especiales/clima/index.shtml
BBC Mundo muestra en forma didáctica algunas evidencias del cambio climático en el planeta y sus impactos.

Prodiversitas
http://www.prodiversitas.bioetica.org/descc.htm
Este sitio del Programa panamericano de defensa y desarrollo de la diversidad biológica, cultural y social, contiene amplia información sobre el cambio climático y el calentamiento global.

Unión Mundial para la Naturaleza (IUCN) (en inglés)
http://www.iucn.org/themes/climate/
La IUCN cuenta con una iniciativa de cambio climático con completa información sobre el tema.

Calculadora para salvar el clima (en inglés)
http://www.safeclimate.net/calculator/
El World Resources Institute creó una calculadora que mide la huella que dejamos en cuanto a emisiones de dióxido de carbono.


Legislación nacional

Legislación chilena actualizada sobre tratados internacionales, convenciones y acuerdos sobre cambio climático.

Decreto Supremo Nº 349 Ratifica el Protocolo de Kioto. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Nº 263Acuerdo de cooperación bilateral en materia de cambio climático con la República Francesa. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Nº 262Memorandum de entendimiento con el Reino de Dinamarca en materia de iniciativas sobre cambio climático. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Supremo Nº 378 Promulga las rectificaciones al texto de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Supremo Nº 659 Acuerdo con el programa de las Naciones Unidas para el desarrollo sobre Proyecto denominado "Capacitación de Chile para cumplir sus compromisos con la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Supremo Nº 466 Crea comité asesor nacional sobre cambio climático. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Supremo Nº 123 Promulga la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático. Ministerio de Relaciones Exteriores.
Decreto Supremo Nº 1.686 Promulga el acuerdo para la creación del Instituto Interamericano para la Investigación del Cambio Global. Ministerio de Relaciones Exteriores.


FUENTE: Biblioteca del Congreso Nacional de Chile.


Infografía sobre El Niño y La Ñiña:

http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/naturaleza/2007/12/23/173186.php