jueves, 17 de enero de 2008

El Niño resultó afectado por el calentamiento en el pasado

Pese a que los científicos conocen bien, por una parte, el fenómeno oceanográfico El Niño (en el Pacífico) y, por otra, el fenómeno del cambio climático que está provocando la actividad humana en el planeta, no logran determinar con seguridad si el segundo afecta al primero. Ahora, una investigación que ha reconstruido las temperaturas del agua en la costa de Chile y Perú desde 1650 hasta 2000 muestra indicios de que el calentamiento -natural- sufrido por el planeta a principios del siglo XIX, sí que tuvo efectos en El Niño.

El Niño es un fenómeno de interacción entre la atmósfera y el océano tropical asociado a la temperatura del agua, que provoca sequías en zonas normalmente húmedas y fuertes precipitaciones e inundaciones en regiones desérticas. Tiene una periodicidad de entre dos y siete años, y afecta especialmente a la costa peruana, pero repercute en muy zonas lejanas. No está claro si su intensidad y/o frecuencia pueden variar con el calentamiento global actual.



Perforación

El eje de la investigación, presentada en la revista Geophyscal Research Letters y realizada por científicos de dos universidades chilenas y del Instituto de Investigación para el Desarrollo francés, son las muestras extraídas en una perforación de 80 metros de profundidad en la bahía de Mejillones (norte de Chile), donde los restos orgánicos son indicadores de la temperatura del agua en el pasado. Los datos de 1820-1878 muestran un descenso de la temperatura superior a dos grados centígrados.

Este enfriamiento del agua coincidió con el calentamiento del planeta al final de la llamada Pequeña Edad del Hielo, lo que resulta paradójico. Pero las muestras de sedimento marino también contienen abundancia de minerales que debieron ser arrastrados desde el continente. Esto indica un aumento de los vientos que intensificaría el ascenso a la superficie de aguas oceánicas frías profundas. Los científicos creen que tras la Pequeña Edad del Hielo, el calentamiento continental sería más rápido que el oceánico; el contraste acentuaría el régimen de vientos, influyendo en la temperatura del agua y alterando El Niño.

“Estos resultados, en conjunto, enfatizan la complejidad de las interacciones entre el cambio climático a escala global, los cambios regionales y las variaciones de El Niño”, dicen los científicos. Pero advierten: “Queda por determinar si la extrema intensidad dos episodios de “El Niño” recientes (1982-1983 y 1997-1998) están relacionados con la intensificación del calentamiento global”.
Fuente:
El País




La concentración de CO2 en el aire aumenta más rápido de lo previsto


La concentración de dióxido de carbono en la atmósfera aumenta mucho más rápido de lo esperado debido al crecimiento económico y la dificultad de los bosques y océanos para absorber estos gases con efecto invernadero, según un estudio divulgado el lunes.

Los científicos basaron sus conclusiones en los datos recogidos por unos barcos mercantes equipados con sistemas que medían de forma automática los niveles de dióxido de carbono del agua.
Un barco que navegó entre las Islas Británicas y las Indias Occidentales realizó más de 90.000 mediciones en los últimos años.‘El dióxido de carbono atmosférico se ha incrementado 35% más rápido de lo esperado desde 2000′, indicó un comunicado del British Antarctic Survey (BAS), uno de los organismos involucrados en la investigación.

Si los océanos eliminan menos CO2, esto significa que los niveles de CO2 en la atmósfera crecerán mucho más rápidamente y el clima podría calentarse más rápidamente, explicaron los investigadores en un comunicado.
El uso ineficiente de los combustibles aumentó 17% el CO2, mientras que el otro 18% se debió a una caída en la eficiencia de ‘piletas’ naturales, los bosques y océanos que absorben el gas de la atmósfera, indicó.

‘Hace 50 años, por cada tonelada de CO2 emitido, 600 kilos eran removidos por piletas naturales. En 2006 solo 550 kilos por tonelada fueron removidos y la cantidad está disminuyendo’, indicó el principal autor del estudio, Pep Canadell, del Global Carbón Project, en un comunicado.


‘La proporción de dióxido de carbono que queda en la atmósfera luego que la vegetación y los océanos absorben lo que pueden ha escalado en los últimos 50 años, mostrando una disminución en la habilidad del planeta para absorber emisiones’ producto de la actividad humana’.


Casi 10.000 millones de toneladas de carbono fueron emitidas en todo el mundo en 2006, 35% más que en 1990, indicó el estudio. El Protocolo de Kyoto comprometió a los países a reducir las emisiones de gases con efecto invernadero a 5% por debajo del nivel de 1990, para 2012.
Las conclusiones fueron publicadas en los Proceedings of the National Academy of Sciences de Estados Unidos.


La mayoría de los autores son miembros del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), ganador del Premio Nóbel de la Paz 2007.
Fuente:
Terra Actualidad

No hay comentarios: