sábado, 18 de julio de 2009


10 razones por las que la crisis es buena para el medio ambiente

Enviado por Silvia García

Crisis, crisis y más crisis. El 2009 está siendo un año duro desde el punto de vista económico. Sin embargo, no todo son malas noticias, la crisis está claramente ralentizando el consumo y eso tiene efectos positivos sobre el medio ambiente. Estas son las 10 principales razones por las que la crisis es buena, o menos mala, para el medio ambiente:

1. La reducción del consumo lleva aparejada un menor uso de los recursos naturales ya que se necesitarán menos materias primas para fabricar menos productos que antes. Y esto conlleva una menor generación de residuos tanto en el proceso de producción como en nuestros hogares.

2. Los bancos ya no tienen la solvencia de años pasados para invertir en la construcción de nuevas viviendas por lo que se urbanizarán menos áreas, disminuyendo notablemente la presión urbanística sobre los ya maltrechos ecosistemas españoles, especialmente en zonas costeras y alrededores de las grandes ciudades.

3. Las familias disponen ahora de menos capital para gastar en actividades altamente contaminantes como los viajes internacionales, ya que ir de vacaciones a Benidorm en coche en vez de a México en avión genera muchísimas menos emisiones de gases de efecto invernadero. Por ejemplo, un vuelo desde Europa a Florida produce el equivalente a las emisiones de C02 que un coche genera en un año. Un vuelo de ida y vuelta a Australia produce el equivalente a lo que consumen 3 coches medios en un año. Además, las emisiones de los aviones se realizan a una altitud donde el efecto dañino en las capas atmosféricas es mucho mayor que si se realizara a nivel del mar.


4. En tiempos de crisis sólo aquellas empresas que son rentables prevalecen; y éstas son las empresas más competitivas y solventes que suelen ser las que están más comprometidas con el medio ambiente. En línea con el ejemplo anterior, a finales del año pasado dos aerolíneas de bajo coste, la canadiense Zoom Airlines y la británica XL Airways tuvieron que cerrar ante la bajada de pasajeros. Empresas mucho más consolidadas como British Airways o Iberia se mantienen, y son estas empresas las que invierten más dinero en políticas medioambientales y promueven una actividad más sostenible con el medioambiente, ya que mejora su imagen pública.

5. Si la moneda de un país de se devalúa (como ha pasado recientemente en países industrializados como el Reino Unido e Islandia) la gente buscará productos locales que no estén sometidos a un aumento precio por el cambio de moneda, por ello las importaciones se reducirán y se consumirán más productos locales. También la gente dejará de viajar al extranjero (dónde los precios son más altos por el cambio de la moneda). El consumo local y las vacaciones en casa contribuirán a una reducción de las emisiones por transporte tanto de productos como de personas.

6. Es tiempos de crisis todos nos volvemos más austeros y ahorradores: no ponemos la calefacción a tope, apagamos las luces cuando no las usamos y utilizamos más el transporte público que el vehículo privado. Y nos replanteamos las actividades que realizamos en el tiempo de ocio; si no tenemos dinero que gastar es más probable que vayamos a dar un paseo al parque que al centro comercial, donde gastaríamos dinero en productos y servicios que a su vez utilizarían recursos y generarían residuos.

7. Un menor uso del coche significa menos emisiones a la atmósfera. La bajada en la venta de coches ya es un hecho tanto en Estados Unidos como en Europa, pero esto puede tener consecuencias tanto positivas como negativas ya que las grandes marcas de coches dispondrán de menos recursos para invertir en el desarrollo de modelos más eficientes y los consumidores seguiremos usando los modelos viejos y más contaminantes. Una razón con dos caras, pero lo que es seguro es que si hay crisis usamos menos el coche y emitimos menos gases de efecto invernadero a la atmósfera.

8. Si la natalidad ya estaba baja en tiempos de bonanza económica ahora que el desempleo y la inestabilidad económica crecen, las parejas se pensarán dos veces antes de traer al mundo una nueva boca que alimentar. Y esto es sin duda bueno para el medio ambiente ya que uno de los principales problemas ambientales a nivel global es la sobrepoblación del planeta. La tierra no tiene suficientes recursos para sostener los 6.7 billones de seres humanos que somos a día de hoy, especialmente si nos empeñamos en continuar con los mismos patrones de consumo que hemos tenido hasta ahora.


9. El encarecimiento de la cesta de la compra es un hecho que nos afecta a todos, y en tiempos de crisis el ahorro doméstico se hace muy importante. Comprar un kilo de patatas o lentejas será siempre más barato que comprar un kilo de carne de ternera o cerdo. Y la reducción del consumo de carne es bueno para el medio ambiente ya que es se necesita una superficie mucho menor de tierra y muchos menos recursos para alimentar a un vegetariano que a una persona que consume carne a diario.


10. Aunque el petróleo ha bajado de precio en los últimos meses, eso no significa que este barato o que nuevas subidas no se produzcan en los próximos meses. Y precios altos del petróleo sin duda benefician a nivel individual el uso del transporte público y a nivel estatal una apuesta por energías alternativas, siempre que estas sean renovables y no energía nuclear, claro.

No hay comentarios: