sábado, 18 de julio de 2009


Ozono troposférico, el terror de las plantas

Enviado por Emilio de los Santos Benítez

Científicos de tres centros de investigación británicos (la Met Office, la Universidad de Exeter y el Centre for Ecology & Hydrology), han alertado de que el ozono troposférico, que es un gas que se genera cerca de la superficie terrestre, afecta considerablemente a las plantas, dificultando su desarrollo y contribuyendo al calentamiento global.

El estudio, que se publicó en Nature en 2007, indica que la biomasa de los árboles está actualmente un 7% por debajo de los niveles del siglo XIX y estima que caerá al 17% a finales del presente siglo a causa de este gas.

El compuesto debilita el follaje, las raíces y el tronco de las plantas al alterar sus paredes celulares e impedir el normal desarrollo de la fotosíntesis. Como consecuencia, su capacidad de asimilación de CO2 se ve afectada, impidiendo también la renovación del aire. Curiosamente, este efecto no es igual en todas las especies vegetales, ya que, según se ha observado, las coníferas, como los pinos, ofrecen una mayor resistencia.

El ozono es una molécula formada por tres átomos de oxígeno (O3) que resulta muy beneficiosa en la estratosfera, ya que filtra la radiación ultravioleta. No obstante, cuando se forma cerca de la superficie del suelo, se convierte en un agente altamente nocivo. El gas se genera cuando los óxidos de nitrógeno (NOx), que son contaminantes provenientes de la actividad humana, reaccionan con otros elementos presentes en el aire por efecto del calor y la luz. Es por ello por lo que sus niveles se disparan en verano en las ciudades

Según el estudio de estos tres centros, el ozono troposférico es ya cuatro veces mayor que antes de la Revolución Industrial, debido al aumento en las emisiones de vehículos, industrias o la quema forestal.

El doctor Stephen Sitch, de la Met Office, explica que tradicionalmente los modelos climáticos han ignorado equivocadamente esta química atmosférica, que, según demuestra, está siendo muy decisiva en el calentamiento global.

El suelo y las plantas reducen al menos un cuarto la cantidad del CO2 presente en la atmósfera, función que cada vez peligra más debido al incremento de este gas en las proximidades de la superficie terrestre. Por ello, el profesor Peter Cox, de la universidad de Exeter, alerta de la amenaza del ozono troposférico y exige más responsabilidad a la población y a las autoridades para tratar de reducir los agentes que lo generan.



No hay comentarios: