martes, 8 de diciembre de 2009


Cambio climático, seguridad energética y la administración Obama

A continuación una trascripción del audio emitido en podcast las medidas que ha tomado la administración Obama en lo que respecta al cambio climático y la seguridad energética.

Durante su campaña, el entonces candidato presidencial Barack Obama prometió luchar contra el calentamiento mundial, recortar el consumo de energía y reducir la dependencia de Estados Unidos de las fuentes de energía extranjeras. Para el 26 de enero, menos de una semana después de haber prestado juramento al cargo como el cuatrigésimo presidente de Estados Unidos, Obama declaró que el país estaba listo para ser un líder en materia de cambio climático.

Desde entonces, la administración Obama se ha movilizado rápidamente para colocar a Estados Unidos en una posición de liderazgo para trabajar con países de todo el mundo y enfrentarse a los desafíos que plantean el cambio climático y la seguridad energética.

Algunos de los efectos del cambio climático ya están ocurriendo. Aunque es un fenómeno mundial, sus efectos –como por ejemplo el aumento del nivel del mar, la reducción de los glaciares, los cambios en la distribución de plantas y animales, los árboles que florecen antes de tiempo y el derretimiento de las nieves eternas – son regionales y locales. Al reconocer ya se están produciendo cambios, Obama ha tomado varias medidas desde enero para abordar el asunto.

El 26 de enero el presidente firmó dos memorandos ejecutivos relacionados con este tema. Uno está dirigido al Departamento de Transportes para que establezca normas respecto a una mayor eficiencia energética para los fabricantes de automóviles para vehículos de 2011. El segundo memorando está dirigido a la Agencia de Protección Ambiental para que reconsidere la petición realizada por el estado de California de establecer límites más estrictos para las emisiones de gases de efecto invernadero de vehículos a motor que los que establece el gobierno federal.

El mismo día, en el Departamento de Estado, la secretaria de Estado Hillary Rodham Clinton presentó a Todd Stern como el primer enviado especial del país para cambio climático. Clinton dijo que el nombramiento envía un mensaje claro de que Estados Unidos se toma muy en serio el cambio climático mundial y la energía limpia.

Stern es el principal asesor sobre políticas y estrategia internacionales relativas al clima, y es además el negociador principal del gobierno en materia de clima. Dirige las iniciativas estadounidenses en las negociaciones de las Naciones Unidas y será uno de los participantes principales en la elaboración de la política sobre clima y energía limpia.

Muchos organismos estadounidenses centran su labor en los asuntos de cambio climático y energía limpia. La Administración Nacional de Asuntos Oceanográficos y Atmosféricos (NOAA) es parte del Departamento de Comercio y lleva a cabo gran parte de la investigación que se utiliza para tomar decisiones. El Servicio Meteorológico Nacional de la NOAA proporciona pronósticos del tiempo, hidrológicos y clima para Estados Unidos. NOAA desempeñará el papel principal en el establecimiento de una alianza de servicio climático que se ha propuesto y que incluirá a organismos federales como la NASA (la agencia espacial estadounidense), el Servicio Geológico de Estados Unidos, la Agencia de Protección Ambiental, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, el Servicio Forestal de Estados Unidos y muchos otros.
La administración Obama también ha hecho del desarrollo de un sector de energía limpia parte de sus esfuerzos para ayudar con la recuperación económica del país. La Ley de Estados Unidos para la Recuperación y la Reinversión, firmada por el presidente Obama en febrero, destina alrededor del 10 por ciento del plan de estímulo de 787.000 millones de dólares para financiar incentivos tributarios y proyectos de energía ecológica.

En momentos en que los países del mundo se preparan para reunirse en Copenhague en diciembre para negociar un tratado de sucesión al protocolo de Kyoto de 1997, Estados Unidos toma medidas internas y en el exterior para incentivar el uso de energías sostenibles y resolver el desafío del cambio climático.

Audio: http://stream.state.gov/streamvol/libmedia/usinfo/4770/esp/ia_esp_120409_cop_priority.mp3


Cambio climático es un peligro claro y presente, dice la secretaria Clinton

Foro prepara reuniones sobre el clima a realizarse en Copenhague.
Por Cheryl Pellerin
Redactora
Washington

Los representantes de los 17 países que más contribuyen a las crecientes concentraciones de bióxido de carbono (CO2) que con otras emisiones de efecto invernadero calientan el planeta, se reunieron el 27 y 28 de abril para iniciar conversaciones que esperan ayuden al éxito de la reunión sobre el cambio climático que auspicia la Organización de Naciones Unidas en diciembre en Copenhague.

“La crisis del cambio climático existe en el nexo entre la diplomacia, la seguridad nacional y el desarrollo. Es un asunto ambiental, un asunto de salud, un asunto económico, un asunto de seguridad. Es una amenaza de alcance mundial, pero también con impacto local y nacional.”, afirmó la secretaria de Estado Hillary Clinton al inaugurar el encuentro el 27 de abril.

Todd Stern, Enviado Especial de Estados Unidos para Cambio Climático, dirigió la participación de Estados Unidos, y Michael Froman, vice asesor de seguridad nacional para Asuntos Económicos Internacionales, estuvo a cargo de la primera de las tres reuniones preparatorias para el Foro de las Principales Economías sobre Energía y Cambio Climático, a realizarse el mes de julio en Italia.

Las 17 principales economías son Australia, Brasil, Canadá, China, la Unión Europea, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Sudáfrica, Corea del sur, el Reino Unido y Estados Unidos. También participaron Dinamarca, en su capacidad de presidente de la conferencia de las Naciones Unidas en diciembre, y las Naciones Unidas.

Los planes para Copenhague comprenden la elaboración de un ambicioso acuerdo sobre clima mundial para el año 2012, cuando expira el primer periodo de compromiso bajo el Protocolo de Kyoto, y para más adelante. Funcionarios de 192 países, incluso Estados Unidos, participarán.

El Protocolo de Kyoto es un agregado de la Convención Marco de la ONU sobre el Cambio Climático, que está vigente de 2005 a 2012 y que estableció compromisos con fuerza legal para reducir el CO2 y otros gases de efecto invernadero que producen las naciones industrializadas, junto con compromisos generales para todos los países miembros. Varios países desarrollados, entre ellos Estados Unidos, rehusaron ratificar el acuerdo.

RESULTADOS

Los participantes en el foro quieren facilitar el diálogo sincero entre las principales economías desarrolladas, y las economías en desarrollo, y ayudar a generar el liderazgo político necesario para lograr un resultado exitoso en Copenhague. Se dedicaron a explorar iniciativas y empresas conjuntas que aumentarían el abastecimiento de energía limpia y reducirían las emisiones del gases de efecto invernadero.

El resumen del presidente del foro indica que los participantes coincidieron en que el cambio climático es un peligro inmediato para el planeta, que requiere la atención de todos los países. Afirmaron que en la reunión del mes de julio los líderes de las principales economías deben dar impulso al proceso de Copenhague y a los esfuerzos colectivos para lograr un futuro de bajo CO2.

Todas las naciones que estuvieron presentes están tomando medidas de acuerdo con sus responsabilidades comunes, aunque diferentes, afirma el resumen. Los participantes citaron la necesidad de asegurar que las medidas de los países desarrollados sean claras y enérgicas, y que todas las principales economías deben tomar medidas compatibles con la ciencia que apoyen la seguridad energética y el desarrollo sostenible.

Los participantes destacaron la importancia que la cooperación internacional puede tener para facilitar la innovación, la comercialización y el despliegue tecnológico mundial.

“Como principales economías somos responsables de la mayor parte de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. Es posible que estemos en diferentes etapas de desarrollo, y posiblemente sean diferentes las causas de nuestras emisiones que son responsables por ello, pero consideramos que respondiendo y trabajando en conjunto para resolver la crisis es comparable con lo que las naciones del G-20 hacen para atender la crisis económica mundial”, dijo Clinton.

El foro fue inaugurado por el presidente Obama en marzo. Francia auspiciará la segunda reunión preparatoria, a realizarse en Paris en mayo. Todavía no se ha determinado la fecha ni el lugar de la tercera reunión. Las reuniones preparatorias son un apoyo para la reunión de líderes del Foro de las Principales Economías, a realizarse en julio en La Maddalena, Italia.

No hay comentarios: