jueves, 10 de febrero de 2011


2010, en camino de ser el año más cálido

BBC Mundo


Varias ciudades europeas se han visto afectadas por una ola de calor.
Las temperaturas globales durante la primera mitad del año fueron las más cálidas desde que se comenzó a llevar un registro hace más de un siglo, según revelaron una serie de estudios sobre el clima.
De acuerdo a una compilación de estudios publicados por la Oficina Meteorológica Británica -conocida popularmente como la Met- los datos indican que las temperaturas a largo plazo están aumentando.
Los informes del Instituto Goddard para Estudios Espaciales de la NASA y del Centro Nacional de Información Climática de EE.UU. fueron elaborados tras analizar once indicadores climáticos diferentes, entre los que se incluyen la temperatura del aire sobre la tierra y sobre los océanos, el aumento del nivel de los mares, la humedad y el derretimiento de los glaciares.
Los científicos afirmaron que la década pasada fue la más cálida de la historia, y la Met señala que 2010 va camino de ser el primero o segundo año más cálido.
La publicación de estos estudios tiene lugar meses después de que la ciencia sobre el clima fuera puesta en tela de juicio, después de que se filtraran a la prensa varios correos electrónicos de científicos de la Universidad de East Anglia, en el Reino Unido, que según los escépticos probaban que los datos sobre el clima habían sido manipulados.
Una investigación sobre el caso, conocido como Climategate, desestimó las acusaciones.

2011, más frío
Década tras década, ves clara e inequívocamente las señales que apuntan a un mundo más cálido
Peter Stott, Met Office


A pesar de las variaciones, cuando sigues la información de las tendencias "década tras década, ves clara e inequívocamente señales que apuntan a un mundo más cálido", afirmó Peter Stott, jefe de la unidad de Modelos del Clima de la Met.
Actualmente, el récord del año más cálido fue alcanzado en 1998. Ese año estuvo dominado por "El Niño extremo", un fenómeno climático por el cual se calientan las aguas del Pacífico oriental y que libera a la atmósfera el calor almacenado en lo profundo del océano, elevando las temperaturas a nivel global.

En números
La combinación de las temperaturas terrestres y oceánicas para los primeros seis meses de 2010 es de 14.2º C por encima de las temperaturas promedio del período entre enero y junio del siglo XX.
Según señala Paul Hudson, especialista en meteorología de la BBC, se espera que las temperaturas anuales decaigan más adelante en el año a medida que El Niño comience a debilitarse y sea reemplazado -posiblemente- por las condiciones de la La Niña (una oscilación climática global que se caracteriza por sus temperaturas frías).
"La velocidad con la que desciendan las temperaturas será un factor crítico para determinar si, como predijo la Met el año pasado, 2010 se convertirá en el año más caliente en los registros climáticos", aseguró Hudson.
Una caída similar tuvo lugar en la segunda mitad de 1998, 1999 fue un año más templado y, en opinión de Hudson, es muy probable que "2011 sea un año más frío que 2010 también".
La temperatura de la Tierra subirá 3º C

Richard Black
BBC, Corresponsal de Medio Ambiente


Para que se materialicen los cambios, hay que hacer un nuevo tratado, dicen los analistas.
Las promesas hechas durante la cumbre de Copenhague en diciembre no son suficientes para mantener el aumento de la temperatura global por debajo de los 2º C, concluyó un estudio.
Según un equipo de analistas del Instituto de Investigación del Clima de Potsdam, en Alemania, lo más probable es que para 2100 la temperatura aumente al menos 3º C.
El equipo -que publicó sus conclusiones en la revista especializada Nature- señaló también que muchos países, incluidos los miembros de la Unión Europea y China, prometieron una reducción más lenta del crecimiento de sus emisiones que la que han hecho hasta la fecha.
Si lo que se busca es hacer un recorte mayor, se necesita un nuevo tratado global, dice el informe.
"Hay una gran diferencia entre la ambiciosa meta de 2º C... y la propuesta para reducir emisiones", afirmó Malte Mieinshausen, del Instituto de Potsdam.
"En la mayoría de los casos", agrega el experto, "las promesas de reducción son muy poco ambiciosas". El texto publicado en Nature contiene además una terminología más crítica: describe las promesas como "irrisorias".
"Las posibilidades de limitar el calentamiento global a 2ºC -o incluso a 1,5ºC, como lo exigieron más de 100 países- están en peligro", concluye el texto.


Sin cambios
Se estima que entre 2010 y 2020, las emisiones globales aumentarán entre un 10% y un 20% y las chances de sobrepasar los 3ºC superan el 50%.
Según el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), esto trae consigo una serie de consecuencias, entre las que se incluyen:
• una reducción significativa en el rendimiento de las cosechas en casi todo el mundo
• daños en la mayoría de los arrecifes de coral
• posible interrupción del suministro de agua para millones de personas
Más de 120 países han aceptado el Acuerdo de Copenhague, el documento político que un pequeño grupo de países -liderados por Estados Unidos, Brasil, China, India y Sudáfrica- elaboró el último día de la cumbre sobre clima.
Es como correr hacia el precipicio con la esperanza de detenerse justo a tiempo
Este acuerdo "reconoce" la meta de 2º C, establecida por los científicos. Muchos de los países que avalaron el acuerdo dijeron estar preparados para contener sus emisiones de gases con efecto invernadero ya sea prometiendo cortes para 2020 (en el caso de los países industrializados) o prometiendo reducir la intensidad de sus emisiones (en el caso de las naciones en desarrollo).
Algunas de estas promesas son meras declaraciones de intención. Pero todos los países desarrollados y los mayores emisores dentro de las naciones en desarrollo ofrecieron porcentajes.
La EU, por ejemplo, prometió cortar sus emisiones para 2020 en un 20% en relación a 1990. China prometió mejorar su intensidad de carbono entre un 40% y un 50% para 2005 tomando como punto de referencia 2005 y Australia se comprometió a reducir sus emisiones entre un 5% y un 25% para 2020, desde 2000.
Sin embargo, según los analistas de Potsdam, estas promesas no son tan ambiciosas como pretenden.
La promesa de la UE, dicen los analistas, implica un recorte anual de 0,45% entre 2010 y 2020, que es menos que lo han estado reduciendo por año hasta ahora.
40% para China no significa cambio alguno, añaden.


Optimismo vs. pesimismo
Éste no es el primer análisis que se ha hecho de las promesas estipuladas en el Acuerdo de Copenhague, pero es uno de los más pesimistas.
El equipo de analistas de Lord Stern, del Instituto Grantham de Investigación sobre el Cambio Climático y el Medio Ambiente de Londres, lee las cifras de la misma manera pero saca conclusiones más alentadoras.
Según el estudio, las promesas para reducir el CO2 son irrisorias.
"No se puede catalogar el camino elegido por cada país en cuanto a las emisiones tomando en cuenta solamente los niveles de 2020 o de cualquier fecha en particular", señaló Alex Bowen, de esta organización.
"Lo que cuenta es todo el camino, y si se toman más medidas ahora para reducir las emisiones, se necesitarán menos en el futuro y viceversa".
El equipo de Potsdam reconoce que si las emisiones aumentan como se estima, es posible no superar la barrera de los 2ºC si se intensifican los recortes más tarde, y se fijan reducciones de cerca de 5% por año.
"Pero es como correr hacia el precipicio con la esperanza de detenerse justo a tiempo".
Mientras tanto, continúan las negociaciones y muchos países esperan llegar a un acuerdo global en diciembre.
No obstante, todavía existen profundas diferencias entre los distintos bloques sobre cuánto deben recortarse las emisiones, financiamiento, transferencia de tecnología y otros temas y tampoco está claro si todos los países importantes quieren algo más vinculante que los compromisos voluntarios a los que se ha llegado en la actualidad.

No hay comentarios: